Buenos Aires, 15/12/2017, edición Nº 1857

“Si tuviera 24 horas de impunidad, mataría a algún punguista”

Polémica declaración.

El actor de Guapas se sinceró ante la revista El Planeta Urbano, donde confesó su infancia rebelde, sus gustos sexuales, la relación con las drogas y su amor por Mónica Antonópulos.

Mike_h

A Mike Amigorena (42) jamás le importó ser políticamente correcto, sino que su trayectoria artística se forjó haciendo alarde de su exotismo. El actor de Guapas y cantante de Ambulancia exhibió su lado más brutal en una entrevista en la que lanzó frases que traerán muchísima polémica, como que “si tuviera 24 horas de impunidad, mataría a algún punguista”.

En pareja con Mónica Antonópulos casi dos años, Amigorena proyecta una vida juntos, pero separados: “Vamos a convivir, pero no con una sola casa. Soy partidario de no tener una misma morada, tener dos casas y mantener ciertos espacios”, declaró en la entrevista con la revista El Planeta Urbano, de la que es tapa de la edición de diciembre. Así y todo, Mike afirmó: “Me encantaría ser padre, y sé que es el golpe de horno”.

Provocador, el mendocino reveló: “El sexo es súper importante, re importante. Pero si alguien es hinchapelotas por más que lo haga bien, me cansa. Tiene que ver qué lugar se le da a la fantasía en el sexo. Tiene que haber mucho diálogo. En cambio, si hay todo un entendimiento, lo sexual lo creás vos. El sexo sin amor es más animal, más asqueroso. Más aún en el hombre. En el sexo vale todo. Vos le das la entidad, todo lo que te haga bien, vale. Se conversa”.

En la misma tónica, el excéntrico galán habló sobre su rutina sexual: “Tres mínimo, es como el gimnasio, si no vas tres veces por semana al gimnasio, no vas al gimnasio. Máximo, todos los días. Hay momentos, depende. Yo creo que tres días es la velocidad crucero. Y ya me olvidé cuál es la diferencia entre el sexo con o sin marihuana. Podés durar un poco más, pero no es que lo hacés mejor”.

Más allá de haber aparecido en la portada de la revista THC e instalarse como un ícono de la cultura cannábica, Mike se despega del rol militante, pero le cuesta concebir su vida sin esa droga: “Lo único que tomo es un poquito de alcohol y fumo marihuana. Puedo. Vamos a ver cuánto dura, en principio estoy bárbaro”.

Lo más intrigante fue su pasado fuera de la ley, ya que confesó: “La primera plata fuerte la gané en Mendoza, en unas picadas clandestinas, yo estaba en la taquilla. Era el que cobraba la entrada por auto (…) De chico tuve muchos quilombos por robar. Una vez tocaron el timbre en mi casa y dijeron ‘a su hijo dígale que me devuelva el estéreo, porque sé que fue él’. También le robé a mi madre una espiga de oro y me compré una moto con eso. Casi me matan”.

Por paradójico que parezca por su pasado en conflicto con las normas y la autoridad, Mike Amigorena cerró con una frase explosiva y muy polémica: “Si tuviera 24 horas de impunidad, mataría. Haría justicia por mano propia, mataría. Mataría a algún punguista. También andaría en contramano por Libertador”.

Comentarios

Ingresa tu comentario