Buenos Aires, 25/09/2017, edición Nº 1776

Shell aumentó el precio de sus combustibles por segunda vez en el año

Un 12% desde la hora 0.

Diez déas después de haber sido acusada de montar una operación para devaluar el peso, la empresa de combustibles Shell realizó un aumento de un 12% en sus precios.

aumento-de-shell

(CABA) La petrolera Shell aplicó desde la 0 hora de hoy un aumento en torno al 12% en el precio de sus combustibles, según informó la empresa en un comunicado . Se trata de la primera compañía que decide ordenar un ajuste en los valores de sus productos tras la fuerte devaluación del peso, en torno del 20%, que convalidó el mes pasado.

Atento a la evolución de las distintas variables que afectan el mercado de los combustibles en la Argentina, Shell Argentina aumentará el precio de venta de los combustibles a su red abanderada en un 12% en todo el país a partir de las 00.00 horas del día de mañana (por hoy)“, informó ayer la compañía en un comunicado de prensa. “De esta forma, estamos haciendo un traslado parcial del fuerte incremento en pesos que se está produciendo en el costo del petróleo crudo, nuestro principal insumo. Confiamos en que los operadores de estaciones de servicio Shell sabrán entender nuestra decisión comercial y que los clientes finales continuarán eligiendo la calidad de nuestros productos“, completó.

Shell aumentó los precios 10 días después de que el Gobierno acusara a la compañía de montar una “operación” para fomentar la suba del dólar por encima de los 8 pesos, algo que fue vehementemente desmentido por su presidente, Juan José Aranguren.

Se trata del aumento de precios más importante que decide una petrolera en los últimos meses. El primer día del año, por ejemplo, tanto Shell como YPF aplicaron subas en el precio de los combustibles de un promedio de 7 por ciento.

Luego del último incremento, el precio del litro de la V-Power Nitro, la nafta premium de la compañía, había alcanzado los 10,59 pesos. Si se le aplica el aumento del 12%, ese valor escalaría hasta un valor cercano a los $ 11,86 en las bocas de expendio de la compañía. Sus revendedores, en tanto, suelen aplicar un precio mayor.

La decisión de la petrolera que conduce Aranguren está directamente vinculada con la devaluación del peso y las características de la industria petrolera, cuyos costos están altamente dolarizados. Es por eso que, en la práctica, el resto de las petroleras analiza también aplicar remarcaciones en sus pizarras, desde la estatizada YPF hasta Petrobras, Axion (opera bajo la marca Esso) y Oil (del empresario Cristóbal López), pero aún no decidieron dar ese paso.

Si bien Shell tiene un porcentaje de mercado en torno al 13%, coloca al resto de las petroleras en una situación particular. Si no aumentan los precios, es probable que comiencen a absorber más demanda en un contexto en que el negocio no les resulta rentable. Es por eso que, si bien hay diferencias en los valores, todas suelen tener precios relativamente parecidos.

La devaluación dejó a las petroleras en medio de una situación complicada. Pese a que sus costos están dolarizados, sus ingresos son en pesos. Hasta ayer, el litro de nafta súper costaba, en moneda dura, incluso menos que en abril de 2012, cuando se estatizó YPF. El caso de la petrolera que conduce Miguel Galuccio es el más evidente: hoy, el litro de su nafta súper en la Capital Federal cuesta $ 8,91. Son US$ 1,10, de acuerdo con la cotización del dólar el viernes, un 12% menos que al momento de la estatización.

Al mismo tiempo, el precio del petróleo local Medanito, el que mejor rinde en las refinerías, sufrió un fuerte aumento. En abril de 2012 rondaba los US$ 74,45 por barril. Desde enero cuesta US$ 83, es decir, 11,5% más.

El año pasado, los combustibles registraron un aumento cercano al 40 por ciento. Sin embargo, la pérdida de valor del peso licuó esos incrementos desde el punto de vista de las refinadoras.

Fuente consultada: La Nación

Comentarios

Ingresa tu comentario