Buenos Aires, 22/08/2017, edición Nº 2081

Shankar se llevó del país más de 20 palos en concepto de “donaciones”

Confirmado: las principales derivaciones de su nombre tenían asidero: Ladrí Chantar, nombre por el que todos los porteños lo conocen, obtuvo más 20 millones de pesos en concepto de donaciones por sus charlas. La AFIP lo retuvo en el aeropuerto de Misiones para que diera explicaciones, pero logró huir en avión. Por si fuera poco, antes de partir, el indio chantún recomendó aplicarse unas gotas en la piel, que supuestamente...

Confirmado: las principales derivaciones de su nombre tenían asidero: Ladrí Chantar, nombre por el que todos los porteños lo conocen, obtuvo más 20 millones de pesos en concepto de donaciones por sus charlas. La AFIP lo retuvo en el aeropuerto de Misiones para que diera explicaciones, pero logró huir en avión. Por si fuera poco, antes de partir, el indio chantún recomendó aplicarse unas gotas en la piel, que supuestamente son un remedio oncológico.

(Ciudad de Buenos Aires) Ravi Shankar, el gurú espiritual que atrajo a miles de personas a una meditación masiva en Palermo, se alzó con alrededor de 20 millones de pesos en concepto de “donaciones”. Este dinero fue entregado por unas 1200 personas que el lunes y martes último asistieron a un diálogo y meditaciones en el imponente escenario de las Cataratas del Iguazú.

El famoso personaje fue demorado dos horas esta mañana en el aeropuerto internacional de aquella ciudad misionera, limítrofe con Brasil y Paraguay, antes de abordar el vuelo de la compañía LAN, que lo llevó de regreso a Buenos Aires. La mayoría de los pasajeros, que ya habían subido al avión, tuvieron que esperar la autorización de las autoridades fiscales, para que el gurú pudiera viajar.

En rigor, la presencia del “gurushi” (como lo llaman sus seguidores), dejó una estela de interrogantes entre la gente que asistió al amplio balcón natural del Hotel Sheraton, el único con vistas a los saltos, en donde se alojó.

El lunes Ravi Shankar respondió preguntas, cantó y conversó en una extraña mezcla de inglés, italiano y español con 500 personas, mientras otras 700 meditaron el martes en el mismo lugar. Todos “donaron” más de 100 pesos por apenas 40 minutos diarios que estuvo Ravi Shankar en dicho escenario.

Frank comentó además que gente de Iguazú asistió gratis mientras otros, provenientes de distintos países de América, Europa y hasta del Medio Oriente, compraron un paquete cuyo costo osciló en 3000 pesos para gastos de alojamiento, transporte y asistencia al lugar, a una agencia de viajes de la Capital Federal.

El gurú llegó con una comitiva de alrededor de 15 personas, encabezada por Francisco Moreno Ocampo, una suerte de director financiero de la Fundación Arte de Vivir, radicado en Caracas. Es hijo del jurista argentino Luis Moreno Ocampo, actual fiscal de la Corte Penal Internacional de La Haya. Vestían coloridas prendas y túnicas originarias de la India.

Tras la llamativa demora en el aeropuerto de Iguazú, el Ravi Shankar recibió de regalos orquídeas y otras flores de la selva regional, saludó y se sacó fotografías con la gente, incluyendo militantes de la Renovación K de Misiones que portaban una bandera. Luego retornó a Buenos Aires.

Llamó la atención, además, que en un momento de su brevísima reflexión, afirmó que “la imagen del Jesucristo real fue desvirtuada por la Iglesia Católica”.
Gotita contra el cáncer

Durante su breve presencia en Cataratas del Iguazú, Ravi Shankar recomendó aplicarse unas gotas en la piel, que supuestamente son un remedio oncológico. Su nombre en sánscrito es “Shacti”, medicina ayurveda hechas con hierbas naurales de la India. Se venden en Asunción, Paraguay, a U$S 50 el frasquito..

 

Comentarios

Ingresa tu comentario