Buenos Aires, 16/10/2017, edición Nº 1797

Serán reformados los balnearios de La Perla en Mar del Plata

La estructuras de cemento del lugar sufrirán modificaciones para mejorar la vista al mar en "La Feliz".

(PBA) Menos estructuras de cemento para tener una renovada vista al mar. Modernos gimnasios para entrenar a metros de la arena. Vestuarios y administraciones nuevos. Restoranes y locales remodelados para dar un mejor servicio.

El segundo tramo de las obras que van a cambiar la cara de las playas de La Perla avanzan a buen ritmo y estarán terminadas para antes del comienzo de la temporada.

“En todos los balnearios, con algunos matices, se están haciendo trabajos similares. Se van a mejorar los accesos y los servicios”, cuenta el empresario del sector, Pablo Pilaftsidis. Y agrega: “La idea de la licitación fue mejorar los accesos a los balnearios y las vistas plenas al mar. Hay lugares en los que que no se va a poder demoler porque son paredones de contención de la vereda”.

Con una inversión proyectada de 56 millones de pesos, las obras, que tienen un plazo de ejecución de tres años, se dividen en dos: las correspondientes a la iniciativa privada de las cuatro unidades turísticas y las del espacio público de Plaza España y el Museo Scaglia.

La primera fase del proyecto culminó en diciembre de 2016, con la habilitación de las piletas de los complejos Alfonsina, Saint Michel, Alicante y San Sebastián.

En este nuevo tramo de las obras, se está demoliendo la planta alta del balneario Alfonsina sobre la calle Balcarce.

Una vez finalizada ese etapa, se comenzará a adecuar la planta baja de servicios, sanitarios y locales comerciales.

En Saint Michel se está agrandando el gimnasio; en San Sebastián se está mejorando la vista al mar demoliendo maceteros, ampliando el restaurante del balneario y mejorando los balnearios. Por su parte, Alicante está remodelando las administraciones. “Entre los cuatro balnearios se generó un consorcio este invierno y ya se dio inicio a la obra en el Museo Scaglia”, comenta el empresario. En este sentido, ya empezaron las tareas para ampliar la superficie del museo e instalar un ascensor que permitirá utilizar la planta alta que estaba en desuso por la falta de acceso.

Otro de los trabajos que se encuentran incluidos dentro del plan de obras previsto para este año son las rampas que permitirán el ingreso a la playas del norte.

 

La primera etapa del proyecto comenzó el año pasado y terminó en diciembre. En esa etapa, los balnearios de La Perla mostraron sus primeros cambios contundentes: se habilitaron modernas piletas en los complejos Alfonsina, Saint Michel, Alicante y San Sebastián. Con la llegada de la temporada, las obras se paralizaron y este invierno se retomó la segunda etapa. La tercera etapa del proyecto está contemplada para el año que viene.

Plaza y cocheras

El proyecto incluye la integración de las veredas del balneario con las de la Plaza España. Se logrará con una especie de peatonal destinada a conectar el paseo costero con el espacio verde. De esta manera, se ralentizará el tránsito del sector y se priorizarán las intervenciones urbanas con foco en el peatón.

Los arquitectos dividieron a la Plaza en tres sectores. El primero entre Libertad y Maipú -donde ya se realiza ampliación del Museo Lorenzo Scaglia- incluye la gastronomía, los baños públicos, los juegos de niños, la escultura del Quijote y las especies de árboles más valiosas. El segundo sector es el comprendido entre Maipú y Chacabuco, donde se hará la cochera subterránea, el playón deportivo y las canchas de bochas. “Se lo imagina como el área de encuentro y relax más tradicional para pasar el tiempo con familia y amigos”, explicaron los autores del proyecto durante su presentación.

El tercero, hacia el norte, es el más deportivo, con la salida del corredor saludable.

La idea del proyecto fue incluir al Museo Lorenzo Scaglia en el circuito costero junto con el asilo Unzué y el Mar. Además, tuvieron en cuenta la necesidad de aumentar su superficie de exposición y los problemas de accesibilidad existentes actualmente, imponían la ampliación prevista, que se propuso en relación al nuevo nivel proyectado para las cocheras. Aprovechando la proximidad del Museo-cochera, se vinculan en el nivel inferior proyectado y en su conexión se realiza la ampliación de los laboratorios, depósitos y servicios necesarios y solicitados por el Museo.

Se incorporan además las ocho cocheras y se genera en esa interacción un anfiteatro accesible, que será utilizado como una primera “salida” del edificio hacia la Plaza. Allí se podrán realizar actividades culturales y pedagógicas a cargo de Museo, en este caso al aire libre.

Desde allí se accede al nuevo núcleo circulatorio, con un ascensor que vincula todos los niveles y una escalera que conecta la nueva planta con la de acceso existente, ya que, a partir de ese nivel se sigue utilizando la anterior escalera.

Debajo de la plaza y en coincidencia con la calle Maipú, en su proyección desde la trama urbana se ubican las cocheras subterráneas. Se dispusieron 150 vehículos, a lo largo de la parcela en el sentido transversal, de manera de ser un servicio no solamente para los usuarios de los balnearios, sino para el barrio en general.

SN

Fuente: La Capital

Comentarios

Ingresa tu comentario