Buenos Aires, 19/10/2017, edición Nº 1800

Seis ventajas de vivir cerca de los abuelos

La gente mayor siempre fue considerada como gente sabia y ha jugado un papel importante en la crianza de los más jóvenes en muchas culturas. Ésto, lejos de ser un mito, es una realidad. Vivir cerca de los abuelos tiene más de una ventaja. (CABA) A veces la idea de mudarse a vivir cerca de otros familiares, especialmente los padres del cónyuge, puede ser mal vista e incluso contemplada con...

La gente mayor siempre fue considerada como gente sabia y ha jugado un papel importante en la crianza de los más jóvenes en muchas culturas. Ésto, lejos de ser un mito, es una realidad. Vivir cerca de los abuelos tiene más de una ventaja.

verano-con-los-abuelos_articulo_landscape

(CABA) A veces la idea de mudarse a vivir cerca de otros familiares, especialmente los padres del cónyuge, puede ser mal vista e incluso contemplada con un poco de miedo, ya que es probable que existan roces y problemas difíciles de resolver, pero las buena relaciones con la familia suman una incontable cantidad de ventajas para los niños y padres.

A continuación quiero compartir sólo seis de las muchas ventajas que tenemos de vivir cerca de los abuelos:

1. No hay mejor niñera que un par de abuelos amorosos. ¿Qué mejor niñera que un par de familiares amorosos con mucha experiencia en el tema y, por si esto fuera poco, una paciencia infinita?

2. Apoyo moral para los padres. Incontables veces nos hemos apoyado en sus hombros en busca de un par de palabras de ánimo y entendimiento de su parte para lidiar con los desafíos diarios de la vida.

3. Sabios consejos y terapia para padres. ¿Necesitas consejo de una persona confiable que haya pasado por lo mismo que tú? ¿Qué tal los padres de tu esposo? Los abuelos tienen un consejo y una experiencia (o muchas) para cada suceso en la vida de mis pequeñas hijas.

4. Compañeros para ir de compras. El vivir cerca de los abuelos provee uno o dos compañeros para salir de compras o para atender compromisos sociales a casi cualquier hora, todos los días de la semana.

5. Ahora las cenas familiares no se reservan para un par de veces al año. Vivir cerca puede aumentar la cantidad de reuniones familiares de forma más informal.

6. Una familia más unida. Los abuelos son una parte primordial de la familia, casi como sus segundos padres.

Tal vez no todos los días serán color de rosa, tal vez surjan discusiones o diferentes puntos de vista en cuanto a cómo criar a los chicos. Pero con una buena actitud positiva de los dos lados (padres y abuelos), y siempre poniendo en primer plano el bien de los pequeños, es posible pulir esas asperezas y llegar a acuerdos sin perder o complicar la relación familiar.

Comentarios

Ingresa tu comentario