Buenos Aires, 23/03/2017

Secuestraron a una chica en Caballito y la tuvieron 12 horas cautiva

La víctima, una empleada administrativa de 29 años, fue liberada en San Justo, tras pagarse un rescate de $ 200.000

(CABA) Una mujer de 29 años fue secuestrada anteayer en plena zona residencial de Caballito y liberada doce horas después en San Justo, tras el pago de un rescate de unos $ 200.000.

La víctima fue atrapada por al menos tres delincuentes cuando conducía su VW Bora por José Terry al 300. En esa ocasión los delincuentes le cruzaron un vehículo para obligarla a frenar. El lugar donde fue secuestrada es una zona selecta de seis manzanas conocida como el barrio inglés de Caballito que posee garitas con policías y que está a 300 metros de la comisaría 12a. de la Policía Federal de la Ciudad.

El rapto ocurrió a las 19 y, pese a que es la hora en que los vecinos regresan a los hogares después de la jornada laboral, esa zona es muy tranquila y tiene poco movimiento, cuestión que tuvieron en cuenta los secuestradores.

Los asaltantes decidieron llevar a la víctima a su casa, situada a unas diez cuadras de donde fue capturada. Sin embargo, la presencia del portero en la puerta del edificio disuadió a los ladrones que pasaron del intento de entradera directamente al secuestro extorsivo. La familia de la víctima recibió antes de las 21 la primera llamada con la exigencia de un rescate. “Tenemos a tu hija, queremos un millón de pesos”, dijeron a la madre de la mujer atrapada.

Hasta las 5 de ayer, la familia recibió al menos cinco llamadas extorsivas, en las que los delincuentes amenazaban con la muerte de la cautiva en caso de no alcanzarse a reunir el monto de dinero exigido. Finalmente, los secuestradores aceptaron sólo $ 200.000 por la libertad de la mujer, una empleada administrativa. La propia madre de la víctima llevó el dinero hasta el punto de encuentro en la avenida General Paz, a la altura de Liniers, donde dos integrantes de ese grupo criminal llegaron en una motocicleta y tomaron la plata del rescate.

Para la familia siguió la angustia durante dos horas más, hasta que la mujer pudo comunicarse y confirmar su liberación: fue dejada en San Justo, cerca de una remisería. NT

Fuente: La Nación

 

Comentarios

Ingresa tu comentario