Buenos Aires, 26/09/2017, edición Nº 1777

Sebastián Ortega filma su nueva serie en la Villa 31 y en el penal de Caseros

A trece años de "Tumberos", su productora Underground filma "El Marginal" que se trata de un ex policía que debe infiltrarse como preso para desbaratar una red de secuestradores.

(PBA) El hijo de “Palito” se encuentra grabando en la ex cárcel de Caseros para lo que será su nueva serie, un policial llamado “El marginal”. Con dirección de Luis Ortega y protagónico de Juan Minujín, Martina Gusmán y Gerardo Romano, la historia cuenta con la participación de Carlos Portaluppi. Se estima que serán 30 capítulos de 30 minutos, a estrenarse a fines de noviembre por Canal 7. Juan Minujín será un ex policía que ingresa como convicto en una prisión con una identidad falsa como infiltrado para investigar. Algunas de las escenas se graban en la Villa 31 de Buenos Aires.

El patio del penal de Caseros vuelve a vivir. La dirección de arte de Underground, la productora de Sebastián Ortega y Pablo Culell, fue al menos meticulosa: construyó en el patio una serie demás de 20 ranchos de aglomerado y cartones, entre altares del Gauchito Gil. La idea de la escenografía fue formar una villa dentro de un penal, el nivel más bajo en el sistema de castas de una prisión ficticia. Y se ve al menos creíble.

Ortega y Culell conocían bien Caseros: filmar allí fue la clave de su éxito consagratorio, “Tumberos”, su fábula carcelaria de 2002 que ubicó a América en el mapa del rating. 13 años después, hubo que trabajar un poco; se necesitó reparar los techos llenos de filtraciones, entre otras reparaciones. La sala de computadoras es una ruina, viejos monitores y servers juntan polvo y óxido; un árbol de moras salió de la nada a pocos metros del patio. Pero el ambiente opresivo de los pasillos y las rejas sigue: el clima está intacto.

No solo el penal de Caseros es el baño de realidad en la serie, en una producción meticulosa a cargo de Gullermo Errico y Vanina Martorilli. Hay extras pagos; gente de la Villa 31, otros ex presidiarios directamente, con tiempo cumplido en la cárcel de Marcos Paz. El personaje de Minujín cae preso para entrar al penal en un operativo en la Villa 31 misma: se filmó en locación cerca del Playón Este, a pocas cuadras de la terminal de Retiro, donde hay constantes conflictos entre narcos paraguayos y peruanos bajo la sombra del peligroso “Ruti” Ramos Mariños, enemigo de Marco Estrada González en la 1-11-14 del Bajo Flores.

Culell, director de producción y contenidos de Underground, afirmó que la serie: “Tiene un nivel de violencia alto. Ya en el primer capítulo se apuñalan. Es un policial de género en una cárcel. Tienen que estar los roles dramatúrgicos bien asentados, un héroe no es el que está del lado del bien. No queríamos volver a hacer algo tan grandilocuente, tan épico. Es una serie clásica”.

Comentarios

Ingresa tu comentario