Buenos Aires, 22/11/2017, edición Nº 1834

Se viene el Distrito de las Artes en los barrios de La Boca y San Telmo

El próximo desafío cultural del gobierno porteño. Trabaja en el desarrollo de este sector de la ciudad para congregar esta disciplina en todas sus variantes. (Ciudad de Buenos Aires) El gobierno de Macri comienza a planificarse en la ciudad de Buenos Aires con el Distrito de las Artes, un desarrollo estrechamente relacionado con el auge del turismo y que aborda cuatro disciplinas: artes visuales, artes escénicas, literatura y música, y...

El próximo desafío cultural del gobierno porteño. Trabaja en el desarrollo de este sector de la ciudad para congregar esta disciplina en todas sus variantes.

(Ciudad de Buenos Aires) El gobierno de Macri comienza a planificarse en la ciudad de Buenos Aires con el Distrito de las Artes, un desarrollo estrechamente relacionado con el auge del turismo y que aborda cuatro disciplinas: artes visuales, artes escénicas, literatura y música, y que se presenta como un sector estratégico desde el punto de vista económico.

El proyecto de ley de promoción de actividades artísticas y la creación del Distrito de las Artes actualmente se encuentra en la Comisión de Cultura de la Legislatura. La idea es generar un ecosistema artístico, donde convivan los diferentes agentes culturales: desde creadores hasta instituciones educativas. “Descubrimos necesidades de los artistas en puntos como infraestructura; por ejemplo, actualmente no hay centros de experimentación para danza contemporánea”, explicó Cecilia Pochat, directora general de Gestión de Inversiones del gobierno porteño, sobre cómo se empezó a delinear este proyecto.

Hoy, la ciudad cuenta con más de 1400 establecimientos culturales, pero necesita ampliar la infraestructura vinculada con el sector: salas de ensayo equipadas, salas de exposición de fotografías, depósitos de obras culturales y estudios de artistas.

A su vez, el turismo es un factor de tracción para la creación de este distrito: “De los 10 millones de turistas que recibe la ciudad, el 40% es turismo cultural. De ese 40%, el 50% (2 millones) se quedaría un día más en Buenos Aires visitando el Distrito de las Artes”, destaca Pochat.

 

“Este lugar cumple con la misma fórmula que los otros distritos en cuanto a impacto positivo para el barrio y la industria, y suma otro público: los turistas. Creemos que con el crecimiento que generará este distrito en la zona de La Boca y San Telmo, el turismo puede llegar a quedarse un día más en Buenos Aires, con todo lo que económicamente eso implica”, agregó el ministro de Desarrollo Económico porteño, Francisco Cabrera.

El objetivo principal de este emprendimiento es favorecer al sector artístico y generar por medio de incentivos un desarrollo de infraestructura adecuada y promoción de actividades culturales.

Como es una constante en el desarrollo de los distritos, quienes se radiquen en el de las Artes contarán con beneficios, principalmente impositivos y de financiamiento. Será una zona libre de impuestos para el sector y habrá líneas de créditos preferenciales para establecimientos culturales que quieran mudarse ahí.

En este contexto se creó la figura del desarrollador de infraestructura artística; el 25% de la inversión que realiza será crédito fiscal tanto para nuevos emprendimientos como para quienes quieran ampliar su infraestructura. Esto genera una articulación público-privada con objeto de impulsar la financiación de proyectos culturales en la zona sur de la ciudad.

Se mantendrá la ley de mecenazgo, pero se ampliará el porcentaje de deducción para quienes financien proyectos culturales en el distrito: los grandes contribuyentes deducirán hasta un 5% de su pago de IIBB y una pyme podrá deducir hasta un 10 por ciento.

 

Con la creación del Distrito de las Artes se revaloriza un área que tiene una fuerte tradición artística y atracción turística: el barrio de La Boca y parte de Barracas y San Telmo.

“El Distrito de las Artes es el tercer proyecto con el que procuramos mejorar un barrio postergado de la Ciudad traccionando inversión privada. Es un modelo probado que funcionó en el Distrito Tecnológico de Parque de los Patricios y el Audiovisual de Palermo, Colegiales y Chacarita”, aseguró Cabrera.

Es un sector atractivo para este tipo de emprendimientos ya que fue industrial y portuario; hoy es una zona baja y luminosa, con pocos edificios de altura y construcciones de grandes dimensiones. Ahí se crearán los Estudios de Artistas, espacios comunes donde los trabajadores del arte podrán compartir espacios con otros artistas. Serán edificios residenciales, aptos profesionales con características específicas. “Está la iniciativa de combinar con embajadas para programas de residencias que se realicen en el distrito; lo ideal es que quienes vengan a estudiar convivan con otros artistas”, comentó Pochat.

Actualmente, el distrito cuenta con varios lugares de interés cultural como la Fundación Proa y la Usina del Arte y el Museo de Arte Moderno (algunos de éstos, inaugurados de forma parcial).

Además de fomentar la industria, el distrito genera en esta zona distintos beneficios de accesibilidad, mejoras en el espacio público y seguridad. A su vez, la idea es que exista capacitación en artes y oficios para que la gente del barrio pueda trabajar en los nuevos emprendimientos que allí se radiquen.

 

Enmarcado en esta política de concentración de actividades en distintas zonas de la ciudad, se están realizando las primeras reuniones para comenzar a bocetar el Distrito del Deporte y ya se está redactando la ley que contempla el Distrito del Diseño.

“Los distritos son políticas de estado cuyos óptimos resultados se ven a diez años. Estamos pensando en el futuro de la ciudad, en una Buenos Aires moderna, competitiva e inserta en el mundo”, finalizó Cabrera.

 

Comentarios

Ingresa tu comentario