Buenos Aires, 23/09/2017, edición Nº 1774

Se triplicó el costo para entrar a la Ciudad

En los últimos 5 años.

0003284754

(CABA) Usar o no usar el auto. Esa es la cuestión para las miles de personas que llegan a diario en sus vehículos a la Ciudad desde el Gran Buenos Aires, porque los costos que deben afrontar son cada vez más altos. Con los aumentos vigentes desde ayer, sólo en peajes gastan entre un 233% y un 379% más que hace cinco años y hasta un 37% más que el viernes pasado, según qué autopista usen. Esto se traduce en un gasto diario de entre $ 32 y $ 82. Además, desde 2009 la nafta aumentó un 218% y la media estadía en un estacionamiento del microcentro, un 150%.

Cada día, entran 1.316.000 vehículos a Capital. Los que pagan los valores más altos son los automovilistas que llegan por el Acceso Oeste, que es la segunda autopista más usada después de la Panamericana. Según el INDEC, en noviembre por la Oeste circularon 9.361.100 vehículos. Y pagaron su precio. Viajar ida y vuelta desde Luján a través de esta autopista y la Perito Moreno en hora pico cuesta $ 82 de peajes, es decir $ 1.640 por mes si se calculan 20 días hábiles. Esto representa un 280% más que en 2009, cuando salía $ 432 mensuales, y un 20% más que hasta el 31 de enero. En hora no pico, pagan $ 60 diarios. Los que llegan desde Ituzaingó pagan $ 58 por día en hora pico y $ 46 en otros horarios.

El horario pico de las autopistas es de 7 a 10 hacia Capital y de 17 a 20 hacia Provincia. Esas franjas son las que más usan quienes viajan a Capital para ir al trabajo. “El hecho de que exista movimiento en el área metropolitana es signo de vitalidad –opina el arquitecto Andrés Borthagaray, director de la sede latinoamericana del Instituto Ciudad en Movimiento–. La cuestión es cómo moverse. En auto es más caro porque aumentan los precios por la inflación, pero también por la forma de gravar los peajes en las horas pico. Están gravando la congestión y ese dinero debiera destinarse a mejorar el transporte público. Porque la gente elige el auto por los tiempos y la comodidad del viaje. Y si bien la Ciudad destina un porcentaje de los peajes al subte, es muy bajo”.

La autopista más usada, según el INDEC, es la Panamericana o Acceso Norte, por la que en noviembre circularon 11.419.900 vehículos. Aquellos que después conectan con la Illia para llegar al centro porteño, desde ayer pagan $ 46 por día o $ 920 por mes si vienen desde Pilar o Campana, y $ 40 diarios o $ 800 mensuales si llegan desde Tigre. Esto representa un 233% más que hace cinco años y entre un 31% y un 37% más que antes del último aumento. También está la opción de evitar la Illia, pero así el viaje demora bastante más.

Los automovilistas que llegan desde el sudoeste del conurbano a través de las autopistas Riccheri y 25 de Mayo son los que sufrieron los aumentos más fuertes con respecto a cinco años atrás. En 2009 pagaban $ 192 por mes de peajes en el horario pico, a razón de $ 9,60 por día. Desde hoy, el viaje les sale $ 46 por día y $ 920 por mes. Un 379% más que hace cinco años y casi un 28% más que hasta el viernes. Por la Riccheri, en noviembre circularon 4.676.800 vehículos.

Nunca reparé en cuánto me costaba ir a trabajar en auto –cuenta Milena Pose, que hace el trayecto entre San Isidro y Barracas a diario–. Ahora sí lo estoy pensando, aunque aún así todavía lo elijo, porque el transporte público me hace perder mucho tiempo y calidad de viaje. El tren Mitre es tan irregular que nunca sé con qué anticipación salir, y en colectivo tardo el doble de tiempo en llegar que en auto. Y el gasto de los peajes es similar al del charter, con la ventaja de que con el auto mantengo mi independencia. Me juega a favor que en Barracas puedo estacionar en la calle. Lo que sí es un problema es la nafta: gasto un tanque por semana”.

Por su parte, los usuarios de la autopista Buenos Aires-La Plata no sufrieron aumentos en lo poco que va del año. Aún así, desde 2009 tuvieron un incremento acumulado del 321%. Pasaron de pagar $ 7,60 de peajes por día, lo que sumaba $ 152 por mes, a $ 32 y $ 640, respectivamente. Por esa autopista, en noviembre circularon 6.790.000 vehículos.

El otro gran gasto es la nafta, cuyo precio se triplicó en los últimos cinco años. El primer día de enero de 2009, un litro de premium costaba un promedio de $ 3,20 en Capital y uno de súper, $ 2,80. Hoy cuestan $ 9,99 y $ 8,91, con una suba del 212 % y el 218%, respectivamente. Llenar un tanque de 51 litros con súper sale $ 454,41 y con premium, $ 509,50. Y una persona que recorre 40 kilómetros entre ida y vuelta, gasta alrededor de cuatro litros de nafta, es decir $ 39,96 diarios si carga premium o $ 35,60 de súper. En el mes esto suma un gasto de $ 800.

Mientras, el estacionamiento hoy es un 150% más caro que hace cinco años. En 2009, la hora en el microcentro costaba hasta $ 10,50 y la estadía de 12 horas $ 38. Ahora, en la playa de Alem y Corrientes cobran $ 25 la hora y $ 105 la media estadía. Si se camina un poco más, los precios bajan y se puede dejar el auto 12 horas en un garaje por unos $ 70, como en el de Balcarce y Belgrano. Por otra parte, desde mediados de este año el Gobierno porteño extenderá el estacionamiento medido a la mitad de la Ciudad y también habrá que pagar para estacionar en la calle.

Fuente consultada: Clarín

Comentarios

Ingresa tu comentario