Buenos Aires, 25/05/2017

¿De qué se trata el “petting”?

Conocé más sobre este ejercicio sexual que fue tan criticado por el monseñor Héctor Aguer

(CABA) “Petting” es una palabra que surge del inglés “to pet”, que significa tocar, besar, acariciar. Es un ejercicio de placer que cada vez tiene más adeptos, ya que se trata de una práctica sexual que se desarrolla en sesiones largas y calientes que incluyen roces con todas las partes del cuerpo. Todo está permitido a excepción de la penetración.

Esta semana, monseñor Héctor Aguer, arzobispo de La Plata, señaló que el petting “banaliza la unión entre el hombre y la mujer”. Como si se tratara de algo superficial, de poco rango. “Quiero decir que la cultura fornicaria que se va extendiendo sin escrúpulo alguno es un signo de deshumanización. No es propia de mujeres y varones, según su condición personal. Algo de no humano, de animaloide, aparecería en esa conducta”, opinó Aguer en una columna publicada en el diario El Día de La Plata, en la que además cuestionó “los casos de fornicación que se dan en el mundo de la farándula” y también criticó la entrega de 450.000 preservativos destinados a la Villa Olímpica.

Según los especialistas, el petting no es para nada nocivo, más bien todo lo contrario. Es de los ejercicios más usados por, entre otros, aquellos que todavía no se animan al debut sexual, aquellos que quieren evitar el embarazo y, también, aquellos que pretenden encontrar nuevas sensaciones. “La postura de Aguer niega la autonomía, la diversidad, la posibilidad de las personas de elegir libremente su propio mapa de placer. Es un planteo dogmático, que intenta establecer qué está bien y qué está mal a la hora de las relaciones íntimas. El petting es una variante más del erotismo, sin dudas. Lo practican los jóvenes, los adultos y, también, la gente de la tercera edad”, puntualiza Adrián Helien, psiquiatra y presidente del Capítulo de Sexología y Diversidad Sexual de APSA.

“Las palabras generan realidad. Por eso siempre hay que ser responsable con lo que se dice. Al sostener desde un punto de vista religioso que el petting es una actividad ‘contranatura’, Monseñor Aguer puede generar culpa. Y eso, en algunos casos, provoca disfunciones”, completa Helien, que también se desempeña como sexólogo en el hospital Durand.

Patricio Gómez Di Leva, psicólogo, sexólogo y autor del libro Sexualidad inteligente, sostiene que las declaraciones de Aguer son “un compendio de discriminación, prejuicios y el mejor ejemplo de que nuestra sociedad carga con una fuerte herencia de machismo y patriarcado. Habla de ‘vicio’, ‘antinaturalidad’ y ‘fornicación anti natura’. Seguir pensando al hombre o a la mujer como seres naturales, dejando de lado el valor y la importancia de la cultura, es un reduccionismo que, lejos de ser inocente, refleja una clara intencionalidad discriminatoria”. NT

Comentarios

Ingresa tu comentario