Buenos Aires, 11/12/2017, edición Nº 1853

Se rompió un caño de Aysa por la obra del Metrobus 9 de Julio

Una de las máquinas que trabajan en la construcción del Metrobús en la avenida 9 de Julio rompió un caño maestro de Aysa, lo que provocó el derrame de agua y la formación de una laguna a metros del Obelisco porteño. (CABA) Desde Aysa dijeron que “no hay problemas con el suministro de agua” y que la empresa “prevé concluir las reparaciones en el transcurso de la tarde”. “La prestación...

Una de las máquinas que trabajan en la construcción del Metrobús en la avenida 9 de Julio rompió un caño maestro de Aysa, lo que provocó el derrame de agua y la formación de una laguna a metros del Obelisco porteño.

metrobus-caño-maestro-roto-aysa-parabuenosaires

(CABA) Desde Aysa dijeron que “no hay problemas con el suministro de agua” y que la empresa “prevé concluir las reparaciones en el transcurso de la tarde”.

“La prestación del servicio de agua en la zona es normal, ya que al tratarse de edificios, todos cuentan con reservas”, precisó Juan Van der Horden y agregó que por ser domingo “la afectación al tránsito es mínima”. Respecto del subterráneo, hubo filtraciones de agua en la estación Carlos Pellegrini de la línea B, pero el servicio no se vio afectado y todas las formaciones se detenían en esa parada.

El ducto de Aysa en cuestión, de 25 centímetros, fue alcanzado accidentalmente por una de retroexcavadora que trabajaba en la construcción del Metrobús, lo que causó la salida de agua y la formación de una laguna en el cruce de las avenidas 9 de Julio y Corrientes, junto al Obelisco. Pese a que el agua salió con fuerza durante varias horas, el suministro no fue interrumpido en la zona y los operarios de AYSA trabajaban para la reparación del caño, para lo cual sólo fue necesario reducir la presión del líquido.

Cerca del mediodía, la empresa emitió un comunicado, en el que consideró que la maniobra de la retroexcavadora que causó el accidente fue una “mala acción”. “Producto de dicha mala acción, se prevé una baja en las presiones normales del servicio de agua en la zona aledaña al Obelisco, aunque los usuarios residenciales, teniendo en cuenta que las instalaciones internas de los edificios contemplan la existencia de tanques de reserva, podrían no notarlo”, añadió.

Comentarios

Ingresa tu comentario