Buenos Aires, 25/11/2017, edición Nº 1837

Se robaron por cuarta vez los anteojos de la estatua de Spinetta

Vandalismo.

Triunvirato-Roosevelt-Foto-Emanuel-Fernandez_CLAIMA20141029_0017_27

(CABA) La raqueta de Gabriela Sabatini no es la única. Ayer trascendió que hace dos semanas volvieron a robar los anteojos de la escultura que homenajea a Luis Alberto Spinetta, ubicada en Triunvirato y Roosevelt, Villa Urquiza: es la cuarta vez que sucede desde que se inauguró, hace casi un año y medio.

La primera vandalización fue a los dos meses de la inauguración, alrededor del 27 de septiembre y la última hace dos semanas”, confirmaron en la secretaría de Gestión Comunal y Atención Ciudadana.

La escultura está emplazada fuera de la plaza de la estación Villa Urquiza y se puede visitar todos los días, entre las 7 de la mañana y la 1 de la madrugada. Es una pieza a escala real que muestra al Flaco en un escenario con su guitarra roja y –en su versión original–, sus lentes tornasol. Está adentro de una estructura que se cierra de noche y que nunca fue violentado. Aunque no hay registros de los robos, la presunción es que suceden los sábados a la noche, antes de que la guarden, cuando hay más movimiento en la plaza y grupos que se juntan a tomar algo antes de salir.

El escultor Fernando Pugliese –en cuyo estudio estudio se realizó este monumento, entre otros– se mostró sorprendido por la noticia. “No sabía que íbamos por la cuarta. Una vez quisieron robar la guitarra, pero no pudieron porque como sabemos que los muchachos están avivados le hicimos una estructura interna para que no puedan sacarla”, responde. Y sigue: “Al que rompieron tres veces, una vez por año, es el de Olmedo y Portales. También le sacaron medio habano a Tato Bores. Y quisieron llevarse el escarbadientes de Minguito, pero no pudieron porque es de acero. Con la cantidad de gente que pulula a diario por la Ciudad y se saca fotos con las estatuas, estas pocas agresiones tontas no me parecen graves. A La Sirenita de Copenhague (Dinamarca) le sacaron la cabeza dos veces. Hay que sobreponerse. Si no tendríamos que sacar todos los monumentos”, detalla.

Desde el Gobierno estimaron que la reposición de los anteojos cuesta entre $ 300 y $ 400. El punto no es el dinero. “Lamentamos que este tipo de actos sigan ocurriendo. La estatua del Flaco es un homenaje a una leyenda del rock nacional y debemos cuidarla entre todos”, dijo Eduardo Macchiavelli, secretario de Atención Ciudadana.

Comentarios

Ingresa tu comentario