Buenos Aires, 21/10/2017, edición Nº 1802

Se redujo el uso de bolsas plásticas gracias a la aparición de las reutilizables

El ministerio de Ambiente y Espacio Público anunció que desde principio de año se evitó el uso de 250 millones de bolsas plásticas en la Ciudad.

(CABA) Una resolución de la Agencia de Protección Ambiental determinó que desde principios de este año se dejaran de entregar gratis las bolsas tipo “camiseta” en las líneas de caja de súper e hipermercados. En estos últimos seis meses, según el ministerio de Ambiente y Espacio Público, se evitó el uso de 250 millones de estas bolsas plásticas. La administración porteña lo considera un “cambio cultural”, sin embargo el cambio se dio en el marco de una prohibición. Vale aclarar que las bolsas “camiseta” si pueden venderse, pero no en línea de cajas. Tienen que estar a la venta en góndola, lejos de las cajas.

Por otro lado, y para reforzar la política que se implementó a través de la resolución, desde Ambiente informaron que se entregaron 722.237 bolsas reutilizables a los vecinos. Son bolsas más grandes y gratuitas. Se distribuyen de manera rotativa, en ferias y mercados, en eventos y también en la puerta de los supermercados y de las Comunas. Aseguran que resisten más de 100 usos, se pueden lavar y desinfectar; esto es muy importante, para evitar la contaminación cruzada. Es común que la gente las use para transportar de todo un poco, carnes y verduras indistintamente. Si las carnes crudas pierden jugos, pueden contaminar a otros alimentos. Por eso es vital lavarlas.

En este contexto se celebra hoy en Día Internacional Libre de Bolsas de Plástico; una iniciativa de diferentes organizaciones ambientalistas que nació en 2008. En estos años, muchas ciudades han desarrollado diferentes políticas y restricciones en relación a este tipo de bolsas.

Aquí la Ciudad aseguró que “un tercio de los residuos recolectados frecuentemente durante la limpieza de los arroyos entubados son bolsas plásticas. Las bolsas en los túneles pluviales aliviadores forman diques que perjudican el desagote del agua y tienen la capacidad de atrapar otros residuos. Esto impacta negativamente en la generación de anegamientos”.

Sin embargo, hay otros actores en esta historia: las pymes relacionadas con la fabricación de bolsas. Estiman que en la Ciudad unas 400 familias perdieron su trabajo por esta medida que entienden injusta y apresurada: “De un día para otro la Ciudad quitó de circulación las bolsas, sin tener en cuenta una campaña propia, en la que alentaban a los vecinos a reciclar en las bolsas plásticas verdes. Es un mensaje muy confuso, porque una vez que la gente se acostumbró a usar las bolsas verdes, las quitan de circulación. La separación en origen no está funcionando”, entiende el ingeniero Mario Tonelli, de Ecoplas (una entidad que nuclea a técnicos e investigadores, a empresas petroquímicas y a la cámara sectorial).

Aún los números oficiales de cómo avanza la meta Basura Cero en la Ciudad dejan mucho que desear: con la Ciudad contenerizada, con 12 cooperativas de cartoneros y puntos verdes en plazas y parques, se recupera solo el 6% de lo que se genera todos los días.

MG

FUENTE CONSULTADA: CLARÍN

Comentarios

Ingresa tu comentario