Buenos Aires, 25/09/2017, edición Nº 1776

Se redujo casi un 20% la mortalidad materna en la Provincia

El año pasado hubo 21 muertes menos que en 2015. La gobernadora María Eugenia Vidal y la ministra de Salud, Zulma Ortiz, lo atribuyeron al programa "Cada vida cuenta".

(PBA) En 2015, en la provincia de Buenos Aires hubo 111 casos de mortalidad materna. En 2016, esa cifra se redujo a 90 casos, casi un 20% menos. “Se salvaron 21 vidas”, se entusiasma la gobernadora María Eugenia Vidal en su despacho del centro porteño. Y agrega: “Lo más relevante es trabajar caso a caso para entender qué paso en cada muerte y poder corregir los errores; al final, lo que cuenta es el uno a uno”. A su lado, la ministra de Salud de la Provincia, Zulma Ortiz, brinda más cifras: “Hace dos años hubo 39 muertes maternas cada 100.000 nacidos vivos; ese número bajó a 33 el año pasado; quebrar la curva de aumento de mortalidad materna que venía en suba durante los últimos años tiene un valor muy simbólico para los equipos que trabajan con esas vidas”.

Las dos funcionarias se enfocan en el mismo motivo para celebrar esa disminución: el programa “Cada vida cuenta” que Ortiz implementó a través de una resolución ministerial, y según el cual tanto instituciones públicas como privadas tienen un máximo de 72 horas para informar un caso de muerte materna. “En vez de esperar a las estadísticas anuales del Ministerio de Salud de la Nación, tenemos la información enseguida y podemos acercarnos a ese centro de salud a ver qué falló: si la mujer llegó con un embarazo que no había controlado, si hubo falta de profesionales, si faltaba combustible para una ambulancia o sangre para recibir una donación“, detalla la ministra. El presupuesto puesto a disposición del programa, cuenta Ortiz, “es cero”. “Esto fue la decisión política del Ministerio y de su equipo, que pensó qué podía hacerse para evitarse la mortalidad materna”, enfatiza Vidal. De las 90 muertes maternas de 2016, 78 fueron informadas a través de “Cada vida cuenta“. “Creo que conocer esos casos ayudó a evitar otros”, dice la gobernadora.

Consultada sobre las causas más frecuentes por las que se producía la muerte de esas mujeres, la ministra de Salud sostuvo: “En muchos casos, no se hacen controles en centros de atención primaria durante el embarazo, o hay demora en la identificación de síntomas: un pequeño sangrado es subestimado y puede terminar en una hemorragia, que junto con una sepsis, están entre las principales causas de muerte materna en el mundo”. Según el último registro de Estadísticas Vitales del Ministerio de Salud de la Nación, el aborto supera tanto a las sepsis como a las hemorragias como causas de mortalidad materna. Ante la pregunta de Clarín sobre la incidencia de la práctica insegura de un aborto en la muerte materna, Ortiz explicó que “como no es una práctica legal, no hay un sistema de registro por lo que no podemos cuantificar los abortos; lo que garantizamos es la atención post-aborto, y entre esos casos bajó la cantidad de mujeres que mueren”. Vidal enfatizó: “No podemos saber cuántos abortos no seguros hubo, pero sí podemos saber que la muerte por abortos no seguros bajó, y lo atribuimos a un mayor acceso a métodos anticonceptivos”.

Según detalló la ministra, la zona Sur del Conurbano bonaerense es la de mayor concentración de casos de mortalidad materna: “En las situaciones de mayor pobreza, y de menos información por parte de la madre y de la familia, es más difícil que se le preste atención a las señales de alerta ante un síntoma”, dijo Ortiz. Para la especialista, son tres las demoras que pueden hacer peligrar la vida de una mujer durante el embarazo y el parto: “Se puede demorar en reconocer el síntoma, en acceder al servicio de salud, o en que se encuentre el tratamiento adecuado; trabajamos en todos, desde la mejora de la higiene o el acceso a agua potable de los sectores más vulnerables, hasta con campañas de concientización sobre los posibles síntomas“, detalló Ortiz.

Cuando a principios de este milenio se establecieron objetivos para la tasa de mortalidad materna, la Provincia se propuso que hacia 2015 fueran 13 casos cada 100.000 nacimientos. “Aspiramos a que durante nuestra gestión llegue a 20 casos cada 100.000 nacidos vivos”, sostuvo la ministra. Y Vidal la acompañó: “No para el año que viene, pero sí llegar a ese número durante la gestión”. NR


Fuente: Clarín

Comentarios

Ingresa tu comentario