Buenos Aires, 17/12/2017, edición Nº 1859

Se presentó Raíz Spinetta, un álbum homenaje triple de versiones folkloricas

Cincuenta y tres músicos interpretan sesenta temas del querido Flaco Spinetta. Las ganancias del disco irán a total beneficio de la Fundación Huésped. (CABA) El contexto lo pide así: manda un bombo legüero y es Rodolfo García el que lo toca. No hay más, después, que un bajo, una guitarra y un micrófono para voz. Es temprano aún y Rubén Goldín coloca su voz, impecable, en “Todos estos años de...

Cincuenta y tres músicos interpretan sesenta temas del querido Flaco Spinetta. Las ganancias del disco irán a total beneficio de la Fundación Huésped.

spinetta

(CABA) El contexto lo pide así: manda un bombo legüero y es Rodolfo García el que lo toca. No hay más, después, que un bajo, una guitarra y un micrófono para voz. Es temprano aún y Rubén Goldín coloca su voz, impecable, en “Todos estos años de gente”, joya de La la la. Pegado, León Gieco pasea “Todas las hojas son del viento” por sus aires. Y Machi Rufino es el último en subir con un regalo para el alma: “Enero del último día”, viejo tema de Jade. Aún están probando sonido, y ya emociona. Aún no es la hora, y ya se intuye que la presentación del notable disco triple Raíz Spinetta será puro placer. Pura calidez. Pura rémora en tiempo presente. “Es imposible hablar de Luis en tiempo pasado porque, además de este momento, va a generar muchos momentos más de descubrimiento y confluencia”, sentencia, a tono, uno de los oradores del convite, el periodista y escritor Miguel Grinberg. “Este un barco divino que acaba de zarpar y que no sabemos dónde va a terminar” sostiene, por su parte, Mauro Torres, motor inicial de esta gesta artística cuyas regalías irán a parar enteramente a la Fundación Huésped. “Cuando murió Luis, supe que no iba a recibir nada más de esa genialidad y entendí que debía hacerle una devolución, por lo tanto nunca se nos hubiese ocurrido comerciar esto y decidimos colaborar con Huésped porque, aunque no tenga prensa, el sida no ha desaparecido”, manifiesta Néstor Díaz, el otro productor de esta obra que lee genialidades del Flaco en clave folklórica.

Además de las palabras, y del set Goldín-Machi-Gieco que, junto a Rodolfo García en percusión, Franco Luciani en armónica, Juan Pablo Rufino en bajo y el mismo Díaz en guitarra, la presentación incluye un breve video que sintetiza lo que el disco despliega: 53 canciones del Flaco vistas por 60 músicos –en su mayoría– de extracción folklórica. Versiones entre las que sobresalen la bellísima “Ella también” –en clave instrumental– a cargo de Jorge Cumbo y sus quenas, sikus y bombos, acompañado por Homero Carabajal en charango, Néstor Díaz en guitarra y teclado, y el Mono Hurtado en contrabajo; “Miguelito, tu espíritu ha partido a tiempo”, hallazgo del segundo Almendra (El valle interior) traído al presente por el dúo Silvia Salomone y Alfonso Bekes; “Dale gracias”, impecable, por Juan del Barrio y su hija Catalina; una inspirada transcripción a baguala de un fragmento de “En una lejana playa del animus” (gema de Invisible), por Juan Carlos Baglietto más Lito y Luciano Vitale, y el precioso pase a zamba de “Madreselva”, en la voz de Laura Ros. También, se ve y se escucha entregando sus almas al Flaco a Mavi Díaz y las Folkies (“Laura va”); Cuartoelemento (“El anillo del Capitán Beto”), Beatriz Pichi Malén (“Por”), Liliana Herrero (“Bagualerita”), Bruno Arias (“Bajan”), Lito Vitale (“Jade”), Teresa Parodi (“Plegaria para un niño dormido”), La Bruja Salguero (“Pequeño ángel”), Guille Arrom y los Hermanos Butaca (“Siempre en la pared”), Juan Quintero (“Fuji”), Belén Ilé (“Esta es la sombra”), Suna Rocha (“Aparece tu piel”), Silvia Iriondo (“Dime la forma”), Marcelo Torres (“Fuga Capella”), Rodolfo y Juliana García (“Campos verdes”) y, entre muchos más, claro, a Rodolfo Mederos con su bandoneón al servicio del instrumental “Para Valen”.

Raíz Spinetta, cuyo diseño de tapa corresponde a Alejandro Ros, presenta dibujos inéditos de Luis Alberto y fotos internas que son parte del álbum de Eduardo “Dylan” Martí, nació del ferviente amor de Torres por la obra del primus inter pares del rock argentino y del sabio lugar que le dieron Marcelo Simón y Pedro Patzer (director artístico y guionista de Nacional Folklórica, la radio en que trabaja) para emitir micros semanales con temas del Flaco cantados por exponentes de la MPA. “La idea desde un comienzo fue que cada músico, sea folklorista o no, haga versiones de temas del Flaco con ritmos folklóricos y buen sonido. Entiendo que Spinetta es parte fundamental de un cancionero popular que va más allá de los géneros, está en la eternidad como Atahualpa, Gardel y Piazzolla. Hay un universo en la música del Flaco, en sus melodías, en sus poesías, que no está bueno perderse. De eso se trata esto que llamamos Spinetta se hace folklore”, dijo Torres, en su momento. Y lo reflotó durante la presentación: “Agradezco a Patzer y a Simón, por supuesto, porque nos han dado la posibilidad de meter a Spinetta en Radio Nacional Folklórica, algo para nada fácil”.

El mismo Grinberg también evocó el momento en que se originó el proyecto: “Hace bastante tiempo, en Radio Nacional, se me acercó Mauro y me dijo ‘¿qué te parece esta idea?’… en ese momento eran unos tímidos brotes de Spinetta en la Folklórica, unas grabaciones que venían pisadas con una voz de locutor en el medio para que nadie las pudiera copiar, y decía ‘Spinetta se hizo folklore’, que fue el primer título de la obra. Lo primero que hay que agradecerles a todos los que fueron partícipes de esto es que no hayan revoleado ningún poncho ni hayan hecho trepidar bombos, porque la música de fusión no es un rejunte de géneros, como pasó con el efímero tecnotango, sino que es el alma de la gente traducida a versos y sonidos que hablan de nuestro presente”.

Producido por Alfiz Discos, Raíz Spinetta sintoniza no sólo con la estampilla con su figura que acaba de salir –se presentará el 7 de octubre– producto de otra iniciativa radial (Rebeldes, soñadores y fugitivos, AM 750), sino también con una saga de discos-homenaje que incluye el notable Abremente, producido hace un tiempo por ¡otro programa radial! (Revuelto Gramajo, FM La Tribu) con versiones de Liliana Herrero (“Plegaria para un niño dormido”) y Franco Luciani (“Los libros de la buena memoria”), entre otras. Y al Flaco dale gracias, otro disco triple (68 versiones en total), ideado por el productor marplatense Fabián Spampinato que, si bien ancla mayoritariamente en el rock, incluye músicos en las fronteras como Javier Malosetti (“Para ir”) o el María Elía-Diego Penelas Dúo, que le sacó jugo al bellísimo “Fuji”. La eternidad, parece Luis, no es tan imaginaria.

Comentarios

Ingresa tu comentario