Buenos Aires, 24/11/2017, edición Nº 1836

Se enfría el enrejado de Parque Lezama

Un grupo de vecinos junta firmas y se reúne con legisladores para intentar que el espacio verde no sea cercado como quiere la Ciudad. Santilli dijo que no avanzarán con la obra hasta tanto no terminen las negociaciones. (CABA)Tal como ocurrió con el Parque Centenario, la intención del Gobierno porteño de enrejar el Lezama divide aguas y tiene la fuerte resistencia de un grupo amplio de vecinos, quienes se reunieron...

Un grupo de vecinos junta firmas y se reúne con legisladores para intentar que el espacio verde no sea cercado como quiere la Ciudad. Santilli dijo que no avanzarán con la obra hasta tanto no terminen las negociaciones.

lezama336

(CABA)Tal como ocurrió con el Parque Centenario, la intención del Gobierno porteño de enrejar el Lezama divide aguas y tiene la fuerte resistencia de un grupo amplio de vecinos, quienes se reunieron con el ministro de Ambiente y Espacio Público, Diego Santilli, y consiguieron frenar la medida, al menos por el momento. En ese sentido, recibieron la palabra de que no se comenzarán las obras hasta tanto no terminen las negociaciones.

La fuerte resistencia es encabezada por la “Asamblea Parque Lezama”, cuyos integrantes realizan campañas de difusión, denuncia y concientización en distintos barrios y en el propio parque, delimitado por las calles Defensa y Brasil y las avenidas Martín García y Paseo Colón, en el barrio de San Telmo, aunque lindero también a Barracas y La Boca. Los asambleístas se mostraron preocupados por el proyecto oficial de puesta en valor, el cual incluye el enrejado perimetral que impedirá el ingreso de noche. “También buscan la colocación de un espejo de agua donde está el anfiteatro –ignorando su función social actual- y la anulación de las canchas de fútbol”, explicaron. Y denunciaron que el Gobierno porteño desconoce las decisiones votadas en los Consejos Consultivos de las Comunas 1 y 4, integrados por vecinos y organizaciones barriales y sociales. La Asamblea, además, ya consiguió ayer el apoyo de 23 legisladores de la Ciudad, aunque, para ingresar el tema en la Legislatura necesitarían el aval de 31, algo difícil porque el macrismo es mayoría.

Santilli anunció un proyecto para revalorizar el parque el año pasado y, entre los cambios, incluyó el enrejado. Se trata de una política que viene siguiendo su cartera, como medida para frenar el vandalismo en espacios públicos, los hechos delictivos nocturnos y ordenar las ferias que se instalan durante los fines de semana. Las rejas dividen aguas. Muchos vecinos las quieren; y otros tantos, no. En el espacio verde también están proyectados arreglos en monumentos, juegos y paisajismo.

Comentarios

Ingresa tu comentario