Buenos Aires, 20/08/2017, edición Nº 2079

Se cumplen seis años: ¿Dónde está Julio López?

El recuerdo del testigo desaparecido el 18 de septiembre de 2006 permanece en los reclamos por la construcción de un hospital en el barrio donde vivió, en la lucha por preservar una plaza que lleva su nombre y en muchas otras iniciativas.   (Ciudad de Buenos Aires) Julio López hubiera estado en primera fila, encabezando las movilizaciones en los sitios que hoy llevan su nombre como recuerdo, en su memoria....

El recuerdo del testigo desaparecido el 18 de septiembre de 2006 permanece en los reclamos por la construcción de un hospital en el barrio donde vivió, en la lucha por preservar una plaza que lleva su nombre y en muchas otras iniciativas.

 

(Ciudad de Buenos Aires) Julio López hubiera estado en primera fila, encabezando las movilizaciones en los sitios que hoy llevan su nombre como recuerdo, en su memoria. “Seguro estaría acá luchando con nosotros por el hospital público”, dijo a Página/12 Carlos Forner, de la Asamblea de Vecinos Autoconvocados por el Ensanche de la avenida 66 de Los Hornos, el barrio de las afueras de La Plata donde vivía el testigo desaparecido hace seis años tras declarar contra el genocida Miguel Etchecolatz. Un poco más lejos, otro grupo de vecinos de Villa del Plata, municipio de Ensenada, está de pie para defender una plaza a la que llamaron Jorge Julio López de una inminente subasta que la haría desaparecer. Además, la semana pasada el Concejo Deliberante platense declaró por unanimidad a López como Ciudadano Ilustre. Más allá del aniversario, su nombre ya es una presencia en las calles y muros de La Plata, y también en Internet.

– Por un hospital. Forner evoca la muerte de su hermana en uno de los frecuentes accidentes que ocurrían en la avenida 66. El 23 de marzo de 2004 Natalia Forner, profesora de música, iba en bicicleta a dar clases a un jardín de infantes cuando fue embestida por un camión. “Era un reclamo histórico y en 2006 logramos el ensanche, pasamos de 30 accidentes a cero”, dice, y destaca la movilización de los vecinos. “Ahora nuestro objetivo es darle al barrio este centro de salud”, agrega. En marzo hicieron un show musical con la consigna “Scioli y Bruera construcción ya!”, porque habían conseguido 16 mil firmas con las que lograron expropiar dos manzanas de la 66, entre 151 y 153, tenían los planos aprobados por el ministro de Salud de la provincia, Alejandro Collia, y cinco millones destinados a la obra. A fines de agosto, el ministro de Salud de la Nación, Juan Manzur, le puso fecha al anuncio del inicio de la construcción. “Nosotros ya no hablamos del predio de la ex Ripoll sino del futuro hospital en el parque Julio López. Estamos muy avanzados y socialmente está reconocida la demanda, pero hasta que Collia no ponga el cartel de obra y la piedra fundamental no vamos a bajar los brazos”, enfatiza Forner.

Algunos miembros de la asamblea conocieron a López y no dudan sobre el compromiso que tendría con la causa barrial. “Además, lo dijo su hijo Rubén el año pasado sobre el escenario, en el acto del 5º aniversario: si su viejo estuviese aquí estaría apoyando esta lucha”, afirma el referente de los autoconvocados. El albañil tenía experiencia en esto de juntarse tras objetivos sociales, lo hizo antes de la dictadura cuando comenzó a militar en la Unidad Básica Juan Pablo Maestre, que Montoneros había armado en el barrio. Si bien era considerado un “periférico”, nunca faltaba los fines de semana para darles chocolate caliente a los pibes y jugar con ellos.

En ese mismo barrio que se organiza también viven ex policías y ex agentes penitenciarios sospechados de haber tenido que ver con su desaparición. Será por eso que aún persiste el miedo. “López está presente en el barrio, pero acá hay poca organización y pocas instituciones que hablan de este tema. Hay mucho silencio, miedo y comodidad, una combinación nefasta”, define Forner.

 

– “No a la venta”. Los vecinos de Villa del Plata comenzaron septiembre con una “jornada de rechazo” al anunciado remate de las tierras donde funciona la plaza Julio López, en 56 entre 13 y 15 de esa localidad. Con la presencia de uno de los hijos del albañil, inauguraron un mástil donde flamea la bandera nacional y pidieron justicia y esclarecimiento de la desaparición del testigo. Miembros de la asamblea “No a la venta” dijeron que el municipio rechazó la propuesta de los vecinos porque “hay una decisión política de vender los lotes”. Y tampoco hubo acuerdo en una audiencia convocada por la Justicia. Desde la ONG Nuevo Ambiente precisaron que la plaza Julio López posee 2600 metros cuadrados, de los cuales el municipio pretende dejar apenas unos 400 y vender el resto.

– Ciudadano Ilustre. Así declaró a López, por unanimidad, el Concejo Deliberante de La Plata, por una iniciativa del concejal Emiliano Fernández, del Partido Socialista (FAP). Además de fundamentar su iniciativa en el “valioso testimonio, su fortaleza, lealtad y valentía ciudadana”, Fernández destacó que López se había afiliado al PS en 1985. “Partido Socialista” era el sobrenombre que le habían ya puesto sus compañeros peronistas de militancia barrial, antes de su primera desaparición, porque solía cantar “Perón, Evita, la patria socialista”.

– En la web. Las huellas del testigo desaparecido aparecen en Facebook, con el grupo denominado Dónde está López o el juego Buscando a López. Las creadoras del juego, Luli Kids, afirman que “la intención no es banalizar la lucha por justicia por Julio, la propia dinámica del juego lo muestra, tanto de investigación sobre el uso de aplicaciones en Facebook, como de investigación sobre el devenir de la causa. La interacción con la aplicación te va narrando las instancias del reclamo”. Al tiempo que dicen arriesgarse a que las “cascoteen por no ser la estrategia adecuada”, aseguran que el objetivo es romper el cerco meramente militante para “llegar a otros e interpelar otras sensibilidades”.

Comentarios

Ingresa tu comentario