Buenos Aires, 24/11/2017, edición Nº 1836

Se cumplen diez años del primer trasplante de corazón en el Garrahan

Franco nació con una cardiopatía. Lo operaron con sólo 8 meses. Hoy es un ejemplo del valor de donar órganos. (CABA) “Yo fui el primer bebé que recibió un trasplante de corazón en la Argentina ”, dice Franco Dalmolín, quien ya es todo un nene que se ha convertido en un divulgador de la importancia de la donación de órganos. Su trasplante fue exactamente el 10 de setiembre de 2004 en el Hospital...

Franco nació con una cardiopatía. Lo operaron con sólo 8 meses. Hoy es un ejemplo del valor de donar órganos.

Chajari-Garrahan franco

(CABA) “Yo fui el primer bebé que recibió un trasplante de corazón en la Argentina ”, dice Franco Dalmolín, quien ya es todo un nene que se ha convertido en un divulgador de la importancia de la donación de órganos. Su trasplante fue exactamente el 10 de setiembre de 2004 en el Hospital de Pediatría Juan Garrahan en Capital, después de que algunos médicos le habían avisado a los padres que el final de la vida de Franco –que tenía 8 meses en ese momento– estaba cerca.

Los padres lo habían soñado 11 años antes de que naciera. “Queríamos tener un hijo con mi marido y no quedaba embarazada. El tiempo pasaba y nada. Fue una gran angustia porque todo el mundo te pregunta y ves que todos tienen hijos, y te preguntás por qué no llega. Encima, nos decían que por la ansiedad no conseguíamos el embarazo”, cuenta a Clarín la mamá, Libia Gallo, que es ama de casa y vive con el nene y su papá, Jorge, en Chajarí, Entre Ríos. Finalmente el embarazo se produjo y Franco nació en 2003. Ya lo esperaban desde hacía años con una casa con una habitación para él. Fue una gran alegría. Pero duró poco.

Tras el nacimiento, la madre empezó a notar que el bebé no podía respirar bien. Lo llevó 3 veces al mismo pediatra, que insistía con que Franco no sufría nada. Buscó a otro médico y le detectaron un soplo. Lo derivaron al Hospital Garrahan y allí le diagnosticaron una cardiopatía congénita. Era grave, pero se mantenía estable. Más adelante los médicos le practicaron una cirugía en una clínica privada. Sin embargo, la salud no mejoró.

Franco entró en la lista de espera del Incucai, y el 10 de setiembre de hace 10 años apareció el órgano. El trasplante fue exitoso. “Son 10 años de lucha intensa. Pero por un hijo uno hace todo. Quiero que la gente vea a Franco para que tenga en cuenta que donando les da la posibilidad de dar vida a otras personas”.

Comentarios

Ingresa tu comentario