Buenos Aires, 25/09/2017, edición Nº 1776

Se complica preparar el auto para el verano por falta de repuestos y altos precios

El problema se agravó en el último mes, cuando hubo aumentos del 15 al 20%. Y hay escasez de piezas clave, por lo que algunos arreglos pueden demorar meses.

(PBA) A exactas tres semanas del éxodo vacacional de enero, los automovilistas que ya se preparan para salir a la ruta llegan a los talleres con una gran incertidumbre. Básicamente, por la dificultad de anticipar cuánto les van a costar los arreglos necesarios y cuánto tardarán en tener el auto listo. Sucede, según los mecánicos, que muchos repuestos se volvieron difíciles de encontrar, y que los disponibles, en la previa del cambio presidencial, no pararon de encarecerse.

En la Unión de Propietarios de Talleres Mecánicos de Capital estiman que sólo en el último mes, tras las elecciones, los repuestos tuvieron incrementos del 15 al 20% en promedio. “Vienen subiendo todos los días, en todas las marcas. Se pierden las referencias y se complica hacer los presupuestos. Porque uno pasa un precio hoy, pero quizás mañana el repuesto ya se encareció, y es delicado porque la diferencia puede ser grande”, contó Juan Vicente, titular de la entidad.

En un taller de Pompeya mencionan casos: para un coche de gama media, un juego de amortiguadores delanteros pasó en pocos meses de $ 1.000 o $ 1.200 a $ 1.500 por lo menos; una batería de marca saltó de $ 1.000 o $ 1100 a $ 1.400 o $ 1.600; un juego de pastillas de freno que salía $ 900 hoy se consigue a $ 1.500; y un kit de distribución pasó de $ 2.000 a $ 2.750. “Acá damos un presupuesto por la mano de obra y lo cumplimos, pero avisamos que el precio de las piezas puede variar”, comentaron.

Esteban Martín, vicepresidente de la Federación de Comerciantes en Repuestos, reveló que hasta noviembre las piezas se habían encarecido 28,7% anual, pero contó que “en los últimos días los grandes proveedores subieron sus precios entre 7 y 15%”. “Se descontroló todo y se notó mucho en la línea de embragues, que subió 24%”, agregó Claudio Odoguardi, de la Cámara de Repuesteros de La Plata.

La escalada de precios se suma al faltante crónico de repuestos sensibles. Según Anuncio Testani, titular de la Asociación de Talleres de Zona Norte, los problemas para hallar piezas son “muchos, muy serios y se agravaron en los últimos meses”. “De entrada, uno nunca sabe si va a tardar horas, días, semanas o meses en conseguir la pieza. Así, este año vimos autos quedar parados hasta por 8 meses debido a esto”, señaló.

Procesadores, partes de motor y de cajas de cambios, discos de frenos con ABS y ciertas baterías están entre los faltantes más críticos, por lo difíciles de sustituir. La escasez también se nota en partes de carrocería, ópticas y hasta neumáticos, pudo saber Clarín.
“Todos los problemas se fueron intensificando en el último mes. La importación se paró, crecieron los faltantes y los precios subieron en exceso”, resumió Martín. Y aconsejó, en lo posible, “esperar unos días” para hacer arreglos grandes.

Para Miguel Ponce, director del Centro de Estudios para el Comercio Exterior del Siglo XXI, faltan piezas porque el gobierno saliente terminó por paralizar casi del todo su importación. Y la mercadería que pudo entrar se encareció porque debió pagarse con dólares comprados en la bolsa a un precio cercano a la cotización “blue”. También, dijo, influyó la incertidumbre sobre cuánto valdrá el dólar, que llevó a muchos a remarcar para “cubrirse” de una eventual suba en el costo de reponer los productos. “Esto hizo subir lo importado, pero también lo nacional, porque acá toman el valor de lo extranjero como referencia”, añadió Ponce.

Los problemas se sienten más en los talleres independientes. En concesionarios oficiales la provisión de repuestos mejora, pero el servicio es más costoso. Previo a las vacaciones, la recomendación es hacer una revisión mecánica y eléctrica completa, y verificar el estado de la dirección y el tren delantero, los neumáticos, los frenos y las luces. Si todo está en regla, el diagnóstico puede costar entre $ 500 y $ 600. Si hay problemas, habrá que pagar mucho más. Y armarse de paciencia.

Comentarios

Ingresa tu comentario