Buenos Aires, 23/11/2017, edición Nº 1835

Santilli: “Muchos que votaron al FPV, lo harán por nosotros el domingo”

Diego Santilli, compañero de fórmula de Rodríguez Larreta, dijo que Pro "nunca" le pidió a Lousteau que se baje.

(CABA) El candidato a vicejefe de gobierno porteño por Pro, Diego Santilli, llegó ayer a la Redacción del diario La Nación con su habitual buen humor y locuacidad, acompañado por sus asesores y vestido de un azul sorpresivamente impecable para quien recorre durante todo el día los barrios de la ciudad en el último tramo de campaña. En una nueva emisión del ciclo Conversaciones, el senador negó que su compañero de fórmula, Horacio Rodríguez Larreta, escape a los debates; habló de su adversario electoral, Martín Lousteau; reafirmó su admiración por Eva Perón, y enalteció la candidatura presidencial de su líder, Mauricio Macri.

“Nosotros no hemos rehuido ningún debate”, sentenció Santilli cuando se le preguntó sobre la polémica generada por el rechazo de Larreta a participar de un nuevo debate con Lousteau. “Horacio ya debatió contra Gabriela [Michetti], Lousteau y [Mariano] Recalde y sentimos que en ese debate sólo recibimos agresiones. No hubo debate. Ya está. Nuestro objetivo ahora fue ir a todos los barrios”, sostuvo.

El ex ministro de Espacio Público de la ciudad también afirmó que desde Pro “nunca” se le pidió al candidato de Energía Ciudadana Organizada (ECO) que se bajara del ballottage. “Yo fui el primero que salió y dijo: «Vamos al ballottage». En la ciudad, la Constitución es muy clara. Hay que tener el 50% de los votos para ganar en primera vuelta. Si no, se va a ballottage”, aclaró.

En tanto, las imágenes recientes del ex ministro de Economía con figuras que no integran su frente -como la foto que circuló en la que está con José Manuel de la Sota, precandidato a presidente por el frente UNA- también fueron tema de conversación. “Lousteau es alguien que trata de salir de su propio espacio para construir algo más grande. Que él construya lo que construya. No es mi problema. Mi ocupación es llegar a la mayor cantidad de vecinos”, disparó.

En respuesta a las críticas sobre el crecimiento del índice de mortalidad infantil en el distrito -uno de los ejes de campaña de ECO-, el candidato negó que las acusaciones fueran ciertas y aseguró que si se comparan los siete años de gestión de Macri con el mismo período anterior, los números no son desalentadores. “En la comparación se ve que el índice no sólo no creció, sino que decreció”, dijo. Y agregó: “Los tres distritos con menos mortalidad infantil del país son Tierra del Fuego, Neuquén y la ciudad de Buenos Aires. No tiene sentido la discusión”.

Con una tranquilidad que connotaba la seguridad de que el resultado del domingo ya está definido, Santilli evitó afirmar si importará la diferencia de votos que Larreta consiga sobre Lousteau y se limitó a decir que “se gana con el 50 más uno”. Destacó la importancia de la elección debido a que “es la primera vez que Macri no está en la boleta”.

Además, confía en que parte de los votos del kirchnerismo se trasladen al candidato de Pro. “Hay muchos que en la primera vuelta votaron al Frente para la Victoria (FPV) que ven el cambio en la ciudad y que en el ballottage nos van a votar a nosotros”, dijo.

“Si gana Macri la Presidencia, el gobierno va a ser de Cambiemos, claramente.” Así definió el senador el futuro después del 10 de diciembre, en caso de que la oposición se imponga sobre la fórmula oficialista, encabezada por Daniel Scioli.

Definido como peronista y aún conservando con orgullo el retrato de Eva Perón en su despacho, Santilli también se esmeró en desterrar “la dicotomía” de que si no se es peronista no se puede gobernar. “La capacidad de gestión [de Macri] va a hacer que se garantice la gobernabilidad. Se planteaban dudas de él en la ciudad y fue el mejor jefe de gobierno en 30 años. En la ciudad nunca fue mayoría y siempre tuvo que dialogar”, aseguró.

El postulante también se refirió a una de las promesas del precandidato presidencial del frente Cambiemos, quien dijo en varias oportunidades que durante su gobierno no existiría el cepo cambiario, vigente desde fines de 2011. “No sé si se va a sacar el 10 de diciembre o el 11, pero la plena confianza que va a tener el Gobierno con Macri, la apertura a otros y el clima de distensión que va a haber harán que el cepo se pueda levantar rápidamente”, sostuvo, y aseguró que el cambio en la política monetaria se dará “más rápido de lo que todos piensan.

Comentarios

Ingresa tu comentario