Buenos Aires, 25/09/2017, edición Nº 1776

Santilli anunció que habrá entre ocho y 16 tormentas más durante el verano

La información proviene del equipo de meteorólogos del Ministerio de Ambiente y Espacio Público, que conduce Diego Santilli. Se calcula que habrá aproximadamente una lluvia cada tres días hasta fines de febrero. Foto: DyN (Ciudad de Buenos Aires) A las deficiencias en la infraestructura pluvial de la Ciudad, se le suma una realidad meteorológica inédita: sólo en el diluvio de ayer cayeron más de 130 milímetros de agua, más que...

La información proviene del equipo de meteorólogos del Ministerio de Ambiente y Espacio Público, que conduce Diego Santilli. Se calcula que habrá aproximadamente una lluvia cada tres días hasta fines de febrero.

tomenta-temporal-daños-parabuenosaires
Foto: DyN

(Ciudad de Buenos Aires) A las deficiencias en la infraestructura pluvial de la Ciudad, se le suma una realidad meteorológica inédita: sólo en el diluvio de ayer cayeron más de 130 milímetros de agua, más que el promedio histórico para todo el mes de diciembre. Fue la peor tormenta desde 1963. Pero eso no es todo: aún quedan otros cinco frentes hasta fin de año. “Tendremos mal tiempo constante, sobre todo a partir del día 20. Quizá no sean precipitaciones tan severas, pero hay que estar atentos”, adelanta Antonio Deane, asesor agroclimático de la consultora Weather Wise Argentina.

Enero dará un respiro, pero muy leve. Cerca del primer día del año es probable que haya una tormenta grande, aunque no tanto como la del jueves, pero el resto del mes habrá solamente dos lluvias de importancia. Eso no hará el clima más soportable. La ciudad será como un gran sauna con un alto nivel de humedad y temperaturas elevadas.

Pero el mes más problemático será febrero. “Va a ser similar a diciembre en la cantidad de frentes, aunque con volumen de agua menor”, indicó Deane.

Hay que tener en cuenta que se refiere a “frentes de tormenta”, es decir, lluvias que abarcan zonas de gran superficie, pero a esos se suman también las tormentas aisladas que afectan solamente a uno o dos barrios.

Desde el Gobierno porteño le subieron la apuesta al pronóstico: “Para enero y febrero tenemos programadas ocho tormentas más por mes como la de ayer”, aseguró el jefe comunal Mauricio Macri a Radio 10.

La información proviene del equipo de meteorólogos del Ministerio de Ambiente y Espacio Público comandado por Diego Santilli. “Se esperan de ocho a 16 eventos en lo que queda de diciembre, enero y febrero”, indicó el ministro en declaraciones al diario Perfil.

Ña magnitud de las tormentas que se vivieron los últimos dos meses se produjo por dos fenómenos complementarias: la Corriente del Niño, que generó gran cantidad de vapor en la atmósfera, y una anomalía en la temperatura de la Antártida, que hizo que el continente entero expulsara “impulsos de aire frío”. “Si no se hubiesen dado estas dos situaciones las lluvias habrían sido de 15 a 25 milímetros, algo que el sistema de drenaje podría haber soportado”, explica Deane.

Ricardo Vidal, meteorólogo de la Direccion del Sistema Pluvial porteño coincide con el diagnóstico: “Estamos ante un período de Niño pero débil, pero lo que colabora con las fuertes lluvias es un fenómeno llamado oscilación antártica. Significa que todos estos sistemas que cruzan el continente desde el Pacifico, en lugar de hacerlo por la Patagonia, lo hacen a la altura de Buenos Aires”, indica.

“Con la tropicalización del clima, las lluvias son más fuertes y también más breves y lo que el vecino tiene que cambiar es la manera de actuar ante estos temporales. En lugar de salir a la calle en el peor momento, hay que esperar a que pase, como se hace en los lugares donde estos fenómenos son habituales”, recomendó Santilli.

Inversiones. A pesar de que las inundaciones se repiten todos los años, y ya hubo tres en los últimos dos meses, desde el Gobierno sostienen que se deben a situaciones meteorológicas extremas e infrecuentes. “No hay ciudad en el mundo que esté preparada para una tormenta así, en Aeroparque cayeron 177 milímetros. Las ciudades del mundo se preparan para soportar 50 milímetros por hora. Nosotros estamos llevando a la ciudad hasta los 38 milímetros por hora”, indicó a PERFIL Santilli. Y agregó: “Es una ecuación inversión sobre satisfacción. No se puede pagar una obra de mil millones de dólares para una recurrencia de cien años cuando tal vez no lo apliques nunca. A veces es preferible subsidiar el conflicto, si lo hubiera”.

Comentarios

Ingresa tu comentario