Buenos Aires, 23/09/2017, edición Nº 1774

San Telmo está abandonado

Basura, inseguridad y calles destrizadas son algunas de las cosas que se pueden observar en el barrio de San Telmo. Recordado en canciones y en poemas por su belleza y valor cultural e histórico, hoy en día los vecinos sienten que ha sido abandonado a la buena de Dios. (CABA) Actualmente, el Código de Planeamiento Urbano resguarda parte del Casco Histórico de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires bajo el...

Basura, inseguridad y calles destrizadas son algunas de las cosas que se pueden observar en el barrio de San Telmo. Recordado en canciones y en poemas por su belleza y valor cultural e histórico, hoy en día los vecinos sienten que ha sido abandonado a la buena de Dios.

san-telmo-de-noche

(CABA) Actualmente, el Código de Planeamiento Urbano resguarda parte del Casco Histórico de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires bajo el distrito Area de Protección Histórica 1 “San Telmo–Avenida de Mayo”, declarada así por su alto valor arquitectónico y cultural.

Sin embargo, la ausencia de un modelo adecuado de gestión por parte del Gobierno de la Ciudad; la ocupación ilegal del espacio público con valor patrimonial; la priorización de intereses que no reparan en destruir; y la decadencia y deterioro físico en los bienes privados y públicos, son algunas de las razones que hacen que el patrimonio histórico de San Telmo esté hoy más que nunca en emergencia por el estado de riesgo en que se encuentra.

Es cuestión de caminar por el barrio para comprobar, (a pesar del elevado pago del ABL que los vecinos pagamos obligatoriamente), el abandono en que se encuentra por la falta de las inversiones necesarias por parte del Gobierno de la Ciudad.

San Telmo es tierra de nadie. El estado de total abandono está a la vista de todos los vecinos y de los turistas nacionales e internacionales que pasean por sus calles los fines de semana, filmando o fotografiándose al lado de cestos y containers desbordantes de basura pestilente, impedidos de caminar por el estado de suciedad y destrucción de las veredas, calles y adoquinado, por las lamentables y patéticas escenas de los puestos callejeros y manteros ilegales que invaden gran parte de vereda, por la procesión interminable de mendigos, trapitos y borrachos. Y también por la falta de la presencia de la Policía Metropolitana.

Los vecinos de este querido barrio nos preguntamos el porqué de la desidia y el desinterés de los legisladores de la Ciudad, como así también a qué responde la ausencia de gestión del Gobierno porteño para poner en marcha un plan de inversiones que proteja y permita no sólo que el Casco Histórico sea área digna para habitar y pasear, sino que encamine las actuaciones necesarias que permita nominar a San Telmo como patrimonio histórico de la humanidad para orgullo de todos los argentinos.

Comentarios

Ingresa tu comentario