Buenos Aires, 24/11/2017, edición Nº 1836

Salvai: “siempre se puede llegar a un consenso con toda la oposición”

El Ministro de Gobierno de María Eugenia Vidal destacó la relación con los intendentes peronistas luego de la aprobación del presupuesto.

(PBA) “Yo milité en la JP de la provincia.” Lo dice mientras enciende un cigarrillo, en el bar Frederick’s del paseo Las Palmas Del Pilar. En la mesa sólo hay una botella de agua y sus anteojos RayBan. Cuesta imaginarlo allá a fines de los 90 en la casona de Gaspar Campos, sede de la juventud e icónica casa en la que vivió Perón en su regreso del exilio. Pero sí.

Federico Salvai, mano derecha de María Eugenia Vidal y ministro de Gobierno bonaerense, tuvo su tránsito por el peronismo antes de zambullirse en el universo Pro. En esa época generó vínculos con jóvenes que hoy son intendentes y funcionarios municipales y le sumaron, al menos en algo, para el primer desafío: lograr el apoyo del Frente para la Victoria para aprobar el presupuesto y el permiso de endeudamiento en una Legislatura donde no mandan.

De 38 años, casi no se le nota la tonada salteña. Periodista y abogado, se sumó al macrismo en 2003. Ahí conoció a su esposa y actual ministra de Desarrollo Social, Carolina Stanley.

-¿Qué aprendieron de esta negociación tan complicada?
-Aprendimos que se puede gobernar con una minoría y que siempre se puede llegar a un consenso con toda la oposición: con el Frente Renovador, el GEN y el FPV.

-¿Se puede negociar con La Cámpora?
-Se puede negociar y dialogar con todos. No lo vamos a dejar de hacer, independientemente de lo que pasó el 29, cuando se cayó la sesión.

-Antes de ese día, ¿existió una reunión entre Vidal, Massa y Ottavis donde se acordó aprobar el paquete?
-Sí. El presidente de bloque [Ottavis] se había comprometido con la gobernadora para sacar el proyecto.

-¿En qué términos?
-Alrededor de lo que finalmente salió. Nosotros enviamos un proyecto de 94.000 millones, y lo primero que se propuso de parte del Frente para la Victoria es sacar de discusión la deuda del Banco Provincia porque querían tener un análisis más profundo, cosa que aceptamos.

-¿Por qué mencionaste el supuesto llamado de Cristina Kirchner para trabar todo?
-Fue el motivo por el cual Ottavis decidió no acompañar. Fue lo que le transmitió al presidente de la Cámara [Jorge Sarghini]. Le dijo: “No puedo avanzar con esto porque llamó Cristina y nos pidió que no apoyemos”. Nos llamó la atención porque teníamos un acuerdo. Pero a partir del día siguiente empecé a trabajar en ver de qué manera reflotábamos esto.

-Para destrabar el conflicto con el PJ tuvieron que conceder dentro del endeudamiento un fondo de 10.000 millones a los intendentes para obras y seguridad.
-La deuda es de la provincia, estaba contemplado financiamiento para los municipios. Lo único que se puso aquí bien redactado es de qué manera les va a llegar a los municipios.

-Pero no algo menor el mecanismo, son recursos automáticos.
-Nos pareció razonable.

-¿Es un doble triunfo sacar el presupuesto y dividir al FPV?
– El doble triunfo fue haber consensuado con legisladores e intendentes. El presupuesto no es de Vidal, sino de los bonaerenses.

-¿Cómo ves a los intendentes peronistas?
-Hubo mucha renovación, se está construyendo una relación. Con los intendentes peronistas empezamos por buen camino. Lo importante es que nos pongamos de acuerdo.

-¿Cómo describís en términos concretos esa renovación?
-Creo que se está cambiando un estilo de gobernar y hacer política, y por eso la gente hizo tantos cambios en la última elección. No sólo votó a María Eugenia sino a una nueva camada de intendentes que quiere defender sus colores políticos y sus ideas, pero no de una manera destructiva.

-¿Hay un PJ constructivo y un kirchnerismo destructivo?
-Diría que hay intendentes del PJ que se toman esto de una manera mucho más madura y criteriosa.

-Como parte de esa negociación, ¿accedieron a frenar un proyecto que limita la reelección de intendentes promovido por Massa?
-Fue para no confundir las cosas.

-¿Pero lo van a impulsar o no?
-Queremos que en 2017 esté aprobada una reforma política, que incluye el de la reelección de los intendentes y la boleta única electrónica.

-¿Massa cogobierna?
-[Se ríe] Se ha mostrado muy bien predispuesto desde el primer día, al igual que Stolbizer, y un grupo de intendentes y legisladores.

-Pero no es lo mismo, a Massa le dieron, entre otras cosas, la presidencia de Diputados.
-Para nosotros, Sergio es un dirigente opositor con el que hemos llegado a un acuerdo de gobernabilidad.

-Están potenciando a un competidor para el año que viene, fracturando al peronismo.
-Hoy nos tenemos que preocupar en conseguir las herramientas para gobernar.

-¿La influencia de Massa sobre Vidal entonces es un mito que agita el kirchnerismo?
-Es parte de las chicanas políticas.

-Ya visto desde adentro, a más de un mes de la asunción, ¿qué es lo más complicado que dejó Scioli?
-Es una provincia quebrada, con un déficit de $ 16.000 millones anuales. Llegamos en diciembre y en la caja había poco mas de $ 100 millones. Y para terminar el año necesitábamos $ 15.000 millones para pagar sueldos y aguinaldos. Y hay un gran atraso en materia de infraestructura.

-¿Reconocés como un error haber mantenido el esquema de la policía bonaerense de Granados y del Servicio Penitenciario de Casal?
-Cuando querés combatir las mafias en serio pasan estas cosas y van a seguir pasando. Hay mucha corrupción. Ritondo está tomando medidas ejemplares.

¿Están dispuestos a convalidar aumento por arriba del 30% para los docentes?
-Hay que esperar.

-¿Van a cesantear estatales?
-No es el espíritu ir en contra de los trabajadores, pero no vamos a aceptar ñoquis. NR

Federico Salvai

Fuente: La Nación

Comentarios

Ingresa tu comentario