Buenos Aires, 16/08/2017, edición Nº 2075

Sabrina Rojas en su mejor época

La rubia subió unas fotos en ropa interior, en las que demostró que, algunas veces, el paso de los años la trata muy bien.

(CABA) Fue una de las más mujeres deseadas de la Argentina. Apareció y todos quisieron tenerla, contratarla. Y aunque arrancó como modelo, así fue como en pocos meses, sin experiencia actoral, terminó haciendo temporada, en Mar del Plata, con Nito Artaza y Moria Casán, dos que ya en aquel entonces habían caminado ida y vuelta todos los escenarios del país.

Pero, de repente, desapareció. O mejor dicho, se guardó. Luego de ponerse de novia con Luciano Castro, Sabrina Rojas se alejó de las cámaras, los flashes y sólo hizo alguna que otra aparición.

Sin embargo, en el 2016 algo cambió para ella. Primero aceptó el ofrecimiento de Marcelo Tinelli para que se sumara a Bailando por un Sueño, un terreno que conoce bien por ya haber participado en las ediciones del 2008 y 2010. Después, con el correr de los programas, comenzó a mostrar su costado más sensual. 

Y ahora, para alegría de la platea masculina, se animó a posar en ropa interior, como en sus mejores épocas. Y el resultado es fascinante. “Igual que en los viejos tiempos, ‘me hago la potra'”, escribió Sabri en su cuenta de Instagram y el comentario apareció acompañado por dos imágenes en las que luce dos conjuntos de lencería: uno blanco y el otro rojo con detalles en negro.

Los piropos de los hombres y las consultas de las chicas para saber cómo tiene ese cuerpo habiendo sido madre de dos criaturas no tardaron en llegar. Así como tampoco los elogios del propio Castro, quien sabe que tiene a una hermosísima mujer como compañera de vida.

Feliz por su gran momento personal, Sabrina de todos modos no se conforma. Y se nota en cada una de sus participaciones en la pista deShowMatch. De hecho, se supo que la rubia está de los pelos porque suele quedar sentenciada muy seguido. Y es una situación que la incomoda tanto que ya se propuso sumar un par de horas de ensayo todos los días para convencer al jurado que debe seguir en el reality.

Mamá de Esperanza, de tres años, y de Fausto, de apenas 18 meses, Sabrina va por todo. Ojo, sin descuidar a su familia ni las causas que ella considera importantes. Hace unos días, por ejemplo, armó un collage con fotos suyas amamantando a su nene más chiquito para defender el derecho de las mujeres a dar la teta cuándo y dónde quieran.

Y ahí también ganó: puro sentimiento, Sabrina demostró que es una excelente mamá y que conserva intacta la belleza y sensualidad que, lo dicho, la convirtieron en una de las más lindas de la Argentina.

S.C.

Comentarios

Ingresa tu comentario