Buenos Aires, 23/09/2017, edición Nº 1774

Saavedra: vecinos celebran la puesta en marcha del Polo Educativo de Galván y Larralde

Concurren casi dos mil chicos de de preescolar, secundario y educación especial.

(CABA) Tras diez años, finalmente el Polo Educativo Saavedra ya funciona en su totalidad en el predio situado en el cruce de las avenidas Crisólogo Larralde y Galván, en el deslinde del barrio homónimo con Villa Urquiza. La mejora de la infraestructura y el movimiento de los casi 2000 chicos repartidos en establecimientos de preescolar, secundario y educación especial beneficiaron el entorno vecinal y comercial, aunque hay quejas de algunos residentes porque dicen que grupos de adolescentes ensucian la vía pública, grafitan paredes y consumen drogas en la calle.

La percepción sobre el impacto del polo educativo varía entre los vecinos más cercanos a Galván, que habitan el denominado barrio Roque Sáenz Peña, de casitas bajas con amplios jardines. Allí existe coincidencia sobre el aporte positivo del conglomerado escolar.

En los últimos tiempos, el lugar era un baldío. Ganamos porque se destinó a algo bueno, luego de que proyectaron mudar acá a la villa 31 de Retiro. Se mejoraron la iluminación y las veredas, y se generó más movimiento de gente. Algunos comercios se vieron favorecidos, como la fábrica de pastas de Galván al 3500, que empezó a preparar y vender viandas para los chicos“, dijo Juan Carlos Saucedo, que vive a 50 metros del polo.

polo saavedra

El vecino recordó que, a lo largo de las décadas, el predio supo albergar el vivero municipal, un cementerio de animales y la Unión Argentina de Rugby, para luego quedar ocioso. “Hubo entusiasmo vecinal por la recuperación, aunque la construcción llevó tiempo“, agregó.

El polo educativo ya estaba planificado en 2003; Aníbal Ibarra incluyó su concreción entre sus promesas de campaña. Pero las obras sólo comenzaron en 2006. Y Mauricio Macri las concluyó y habilitó en etapas entre 2011 y 2014.

Norma Figueredo, que vive sobre Jaramillo a metros de Galván, también celebra que el polo se haya terminado de inaugurar. “Antes era un asco el lugar. Ahora aprovechamos y mandamos a mi nietito al preescolar. Lástima que no hay nivel primario“, sostuvo la mujer.

El Polo Educativo Saavedra abarca cuatro escuelas que funcionan alrededor de un espacio central verde, que actúa de gran plaza pública. Incluye una escuela infantil para niños de 45 días a cinco años, donde cursan 480 alumnos. Fue la primera en quedar inaugurada, en 2011.

También, la escuela media técnica Guillermo Brown, con especialización en computación, medios y obras, que cuenta con 840 estudiantes. Abrió sus puertas en 2012, en un edificio de tres niveles que posee aulas, laboratorios y un SUM.

Fuente: texto de Ángeles Castro en La Nación.

Comentarios

Ingresa tu comentario