Buenos Aires, 20/11/2017, edición Nº 1832

Ropa: las liquidaciones ya llegan hasta el 50%

(CABA) Las rebajas de temporada empiezan cada vez más temprano: lanzaron los descuentos apenas después del 25 de diciembre, a cuatro días del comienzo del verano, con la idea de rematar el stock entre Navidad y Reyes. En los shoppings y centros comerciales a cielo abierto, las rebajas en indumentaria van del 10% al 50% por pago en efectivo o con débito. Y en algunos locales ofrecen llevar una segunda prenda al...

liq

(CABA) Las rebajas de temporada empiezan cada vez más temprano: lanzaron los descuentos apenas después del 25 de diciembre, a cuatro días del comienzo del verano, con la idea de rematar el stock entre Navidad y Reyes. En los shoppings y centros comerciales a cielo abierto, las rebajas en indumentaria van del 10% al 50% por pago en efectivo o con débito. Y en algunos locales ofrecen llevar una segunda prenda al 70%. A esto hay que agregarle el beneficio de las cuotas sin interés y los ahorros que ofrecen casi todas las tarjetas de crédito.

De los percheros cuelgan prendas y de las prendas cuelgan etiquetas con precios tachados con resaltador.

Las ofertas están destinadas, sobre todo, a mujeres. Atrás quedan los adolescentes y los chicos. Y por último, los varones. Como en toda gran –y repentina– liquidación ya no hay tanta variedad: escasean los talles chicos y los colores neutros. Algunos descuentos vienen con “trampa”: los básicos (musculosas y algunos jeans clásicos, por ejemplo) no están contemplados en las rebajas.

Si bien los descuentos no llegaron a los accesorios (anteojos, relojes, artículos de perfumerías) y se ven poco en calzados, ellas llevan ventaja a la hora de conseguir ofertas tentadoras y variedad. Un “mono” –enterito muy de moda este verano– pasó de 349 a 244 pesos (-30%), una remera se consigue a partir de los 99 pesos, faldas a 218 pesos. La ropa para chicos también entra en la liquidación y se puede armar un equipo de pantalón, remera y sandalias por 650 pesos. Para los varones hay menos ofertas, pero se consigue menor precio en camisas de manga corta de colores neutros y pantalones de verano.

Mientras la ciudad sale y vuelve a entrar en olas de calor, la ropa de verano se va y asoma la colección de invierno con prendas de media estación. Ese es una de los motivos por los cuales arrancó antes la liquidación de verano. Explica Vicente Lourenzo, miembro de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME): “Rematar el stock de verano ahora le permite a las marcas ganar dinero y aprovechar mejores precios de los insumos de cara al invierno. Como los locales se van vaciando, reponen con ropa de media estación”. Pero además lo que impulsa las rebajas es el comportamiento del consumidor. Sigue Lourenzo: “Lo acostumbramos a comprar cuando hay descuentos especiales. De esta manera, con una vidriera linda y buenas ofertas, se lo tienta”.

Lorena Pérez, especialista en tendencias, al frente del sitio Bloc de Moda, tiene otra mirada. “Según el seguimiento que estoy haciendo, desde el invierno pasado las ventas vienen en caída y las acciones con los bancos afectaron aún más el margen de ganancia. La mayoría de las marcas sólo necesitan que otra firma comience a liquidar y a poner en vidriera la colección de invierno en pleno enero (Rapsodia, por ejemplo) para que todos arranquen. Esto es engañoso para el consumidor que, por ejemplo, en diciembre compró unas bermudas a $500 y hoy cuestan $ 250. Y es desleal para las marcas que siguen la agenda oficial de rebajas”.

Opina parecido Claudia Prado, clienta habitual del shopping Abasto: “Todo está caro y muchas veces es inaccesible. Yo decidí esperar los descuentos porque me daba mucha bronca pasar unos días después y ver que lo que me había comprado ya estaba a mitad de precio”. Dice que para Navidad se llevó “algunas chucherías” y que esta semana salió a comprar “los regalos de verdad”.

 

Fuente: Clarín

Comentarios

Ingresa tu comentario