Buenos Aires, 18/11/2017, edición Nº 1830

Rogers Waters causa furor en Buenos Aires y bate records de ventas

“La gran demanda de tickets hace de Buenos Aires uno de los mercados más grandes del planeta”, afirmó Andrew Zweck, uno de los agentes de Roger Waters, asombrado por la repercusión de la visita del ex Pink Floyd a la Argentina, que se perfila para batir récords en cantidad de conciertos, público y recaudación. Como parte de su gira mundial “The Wall Live”, Waters ofrecerá 9 recitales en el estadio...

20120226-201020.jpg

“La gran demanda de tickets hace de Buenos Aires uno de los mercados más grandes del planeta”, afirmó Andrew Zweck, uno de los agentes de Roger Waters, asombrado por la repercusión de la visita del ex Pink Floyd a la Argentina, que se perfila para batir récords en cantidad de conciertos, público y recaudación.

Como parte de su gira mundial “The Wall Live”, Waters ofrecerá 9 recitales en el estadio de River entre el 7 y 20 de marzo, que reunirán una multitud de más de 370.000 personas, cifras inéditas en el país para un único espectáculo musical.

La organización está a cargo de Pop Art Music, que se fusionó a mediados del año pasado con Fenix. En el mercado calculan (en base al costo de las entradas, que oscilan entre los $160 y $2.100 más el cargo por la venta online) que la recaudación rondará los US$30 millones.

Son estimaciones provisorias, es decir, si la empresa promotora logra vender todas las entradas que puso a la venta para los 9 shows, algo que se dijo pero que hasta ahora no se logró.

Las proyecciones sobre los récords y la conmoción por la llegada de Waters son innegables, pero en los últimos días surgieron dudas sobre las cifras. En un principio se programaron dos fechas, pero la productora, de común acuerdo con el manager del artista, fue añadiendo una tras otra debido a la enorme demanda.

“La Wall-manía se ha apoderado de Buenos Aires y Roger Waters ha agotado un récord de nueve conciertos en el famoso estadio River Plate”, informó el área de prensa de Pop Art. Sin embargo, al día viernes Livepass (la empresa que vende tickets por Internet), aún disponía de localidades para todos los shows.

En espectáculos de primer nivel, como The Wall, los márgenes de error determinan el éxito o fracaso del negocio. Según explicó una alta fuente de la empresa organizadora, “el artista cobra entre el 85% y 95% de las ganancias” y cuenta con un mínimo asegurado.

Es por eso que la imagen de un estadio con muchos vacíos produce terror. La misma fuente, de todos modos, descartó que eso pueda ocurrir con Waters. ¿Cuántas entradas quedan por vender? “Alrededor de 20.000, principalmente de la última función”, tranquilizó el ejecutivo.

Lo concreto es que Waters tocará los días 7, 9, 10, 12, 14, 15, 17, 18 y 20 de marzo. En un River repleto con asientos VIP, tal como se diseñaron los primeros 8 shows, entran 42.500 personas.

El último, con gente parada en el campo, la cifra trepa a los 60.000. En Pop Art aseguran que las localidades se agotarán ni bien Waters llegue al país y dé su primer recital.

Más allá de esto, la magnitud del fenómeno The Wall en la Argentina se refleja al comparar la gira norteamericana que el propio Waters realizó en 2010, considerada la más taquillera de la historia en estadios cubiertos: al término de los 56 shows que dio ese año, terminó recaudando US$89,5 millones, esto es poco más del triple de sus shows en Buenos Aires.

La convocatoria es histórica por donde se lo mire. Y resalta ante cualquier comparación posible. En cantidad de shows y público, la mejor marca la tenía Soda Stereo, que en 2007 reunió a 350.000 personas en los 6 recitales que la banda dio en el Monumental.

Un poco más abajo aparece la primera visita de los Rolling Stones, en 1995 y en plena convertibilidad, con 300.000 localidades vendidas.

Esta es la tercera vez que Waters, con 68 años en sus espaldas, toca en el país. En 2002 actuó en un Velez colmado de gente. Cinco años después hizo dos shows en River, donde interpretó “The dark side of the moon”, uno de los cinco discos más vendidos de la historia, cuyos temas compuso cuando integraba Pink Floyd.

Ahora llega con “The Wall”, que viene construyendo su propio y merecido mito y que está a punto de hacer escala en el país, para disfrute de sus fans.

Un Waters inspirado es el autor de todos los temas del album, –entre ellos la segunda parte de Another brick in the wall, In the flesh y The happiest days of our lives – elaborados para la célebre película de Alan Parker, estrenada oficialmente en 1979. Posteriormente, Pink Floyd realizó apenas 31 presentaciones en vivo, entre 1980 y 1981.

Y después vino el recordado megarrecital de 1990, en Berlín, para conmemorar la caída del Muro y al que asistieron 200.000 personas.

Nada para celebrar Sobre este último concierto, del que participaron entre otros Sinead O’Connor, Bryan Adams y Joni Mitchell, Waters trató de justificarse: “Es muy fácil para la gente –dijo – pensar que estuve allí celebrando la victoria del consumismo occidental sobre el socialismo. No celebré nada de eso. Hice el concierto para celebrar la destrucción del Muro de Berlín”.

Remozado y con el uso de nuevas tecnologías, Waters pone en escena nuevamente su obra más emblemática y convocante. Son 112 toneladas de equipos, para lo cual se necesitan 86 personas y 21 camiones para su transporte. La producción incluye un escenario de 72 metros, 36 proyectores y una pantalla redonda de 10 metros. Y a medida que avance el espectáculo, se irán colocando 242 enormes ladrillos, que conformarán la pared.

Comentarios

Ingresa tu comentario