Buenos Aires, 12/12/2017, edición Nº 1854

River tiene que pagar

Deberá pagar por un sillazo en un superclásico. El hincha sufrió una herida en una ceja por una silla que arrojó un barra de Boca en el clásico de octubre de 2009. (Ciudad de Buenos Aires) La Cámara Civil condenó a River Plate a indemnizar a un hincha que sufrió una herida en una ceja producto de un “sillazo” que le arrojó un barrabrava de Boca al término de un...

Deberá pagar por un sillazo en un superclásico. El hincha sufrió una herida en una ceja por una silla que arrojó un barra de Boca en el clásico de octubre de 2009.

(Ciudad de Buenos Aires) La Cámara Civil condenó a River Plate a indemnizar a un hincha que sufrió una herida en una ceja producto de un “sillazo” que le arrojó un barrabrava de Boca al término de un superclásico disputado el 25 de octubre de 2009, aquel que terminó 1-1 en el Estadio Monumental con goles de Marcelo Gallardo (de tiro libre) y Martín Palermo.

La Sala G de la Cámara, con las firmas de los jueces Carlos Belluci, Carlos Carranza Casares y Beatriz Areán, consideró que “el deber de seguridad que emana de la ley se halla implícito en el contrato de espectáculo deportivo, como una obligación de resultado que impone al organizador una responsabilidad objetiva, la cual solamente puede excusarse por la prueba de la culpa exclusiva de la víctima”.

En este caso, el damnificado, identificado en el expediente como Sebastián Gabriel Morganti, no tuvo responsabilidad en el siniestro, ya que según el tribunal, cuando se produjeron los hechos “estaba en la platea baja Centenario a la espera que, finalizado el encuentro, se retirara la hinchada visitante ubicada en la parte superior”.

“Recibió en su cabeza, frente y ojo izquierdo una silla arrojada por algún ignoto homúnculo de la conocida ‘La Doce’ que lo lesionó, por lo que debió ser asistido en uno de los centros médicos del estadio”, explicaron los jueces.

“En la determinación de responsabilidad del club de fútbol por los daños sufridos por un espectador no corresponde admitir como eximente al accionar de los simpatizantes del club visitante o bien la conducta de los efectivos policiales desplegados en el estadio -en buena medida contratados por la entidad-, ya que no se trataría de terceros por los que el organizador no deba responder”, resume el fallo al que tuvo acceso la agencia DyN.

 

 

Comentarios

Ingresa tu comentario