Buenos Aires, 23/04/2017

Retrospectivas de Picasso y Berni coronan los sesenta años del MAMBA

Las obras de ambos artistas ofrecen dos muestras inéditas en la ciudad de Buenos Aires.

(CABA) El Museo de Arte Moderno (Avenida San Juan 350) ofrece a los visitantes dos exposiciones de primer nivel consagradas a dos grandes maestros: uno, Pablo Picasso, uno de los más grandes pintores modernos; el otro, Antonio Berni, una de las figuras más relevantes del arte en el Río de la Plata.

Dos estilos potentes, únicos e intensos, que invitan a sumergirse en perspectivas y configuraciones inesperadas.

A Berni y a Picasso los une la manía por el dibujo”, dice Marcelo Pacheco, historiador del arte y curador de la muestra de 222 dibujos inéditos del rosarino Antonio Berni que puede verse por estos días, junto con la de Pablo Picasso, recientemente inaugurada.

“Picasso fue un eterno investigador. De dibujo en dibujo, estudió, sin pausa, a la figura: estudió tanto su construcción como su deconstrucción, su integridad y su potencial desintegración, su coherencia y su deformación, sin importar cuán semejante a ella, o no, fuese el resultado final. Al intentar asir la verdadera naturaleza del ser humano, Picasso puso en acción un gesto contundente: en el estudio de lo particular – por ejemplo, de un determinado modelo- buscó (y encontró) aquello que podría ser considerado universal en el hombre. Buscó (y encontró) su propia visión sobre la humanidad”, afirma, por su parte Victoria Noorthoorn, curadora de la muestra de Picasso y directora del museo porteño.

Las muestras retrospectivas de estos artistas excepcionales y dibujantes compulsivos, dialogan en el impactante edificio del MAMBA y constituyen un hito en el calendario cultural de la Argentina.

MAMBA: Avenida San Juan 350. De martes a viernes, de 11 a 19, y los sábados, domingos y feriados de 11 a 20. Entrada general de $20 (salvo los martes, gratis). 

Pablo Picasso. Más allá de la semejanza.
Nacido en 1881 en la ciudad de Málaga, España, sin dudas el nombre de Picasso resuena por derecho propio en la conciencia de los habitantes de occidente como uno de los mayores renovadores del arte del siglo XX (y acaso el artista más significativo del período moderno). Su proteica obra abarca no solo distintas propuestas y períodos, sino incluso distintos medios y técnicas. En este caso, El Moderno trae a la Ciudad una atractiva selección de dibujos de la Colección del Musée National Picasso de París. Se trata de una exposición trascendente para la historia de las muestras en la Argentina, por ser la primera retrospectiva en el país dedicada a los dibujos de Picasso, en la que podrán verse 74 obras únicas, creadas por el artista entre 1897, a sus 16 años, y 1972, un año antes de su fallecimiento.

La exposición, curada por Victoria Noorthoorn, Directora del Museo de Arte Moderno de Buenos Aires y, en calidad de Curadora Asociada, por Emilia Philippot, Curadora de pinturas (1895 – 1921) y de artes gráficas del museo francés, señala al dibujo como territorio fundamental para las investigaciones artísticas de Picasso.

Organizada cronológicamente, ofrece un amplio pero preciso abanico de obras sutiles y únicas que juntas logran traducir la organicidad de la mirada cuestionadora del artista que cambió para siempre la historia del arte occidental. Destaca la multiplicidad y simultaneidad de las diversas investigaciones del artista y pone en evidencia a Picasso como artista experimental y eterno investigador.

La muestra incluye obras de todas las facetas y líneas de investigación de Picasso. Están las obras más realistas e intimistas de sus primeros años, incluida la época azul; sus investigaciones de 1906 a 1908 del llamado “cubismo primitivo”, durante el cual el artista se nutrió de una enorme cantidad de influencias tales como la escultura ibérica y la obra de avanzada de Ingres, Gauguin y Cézanne, entre otros; sus años de experimentación cubista junto a Georges Braque, incluidos los papiers collés; las investigaciones que lo llevaron a un surrealismo temprano; los dibujos relacionados con sus puestas en escena para el Ballet Ruso; los dibujos centrados en la línea “ingresca”, como parte de su proceso de “retorno al orden” e interés por la época grecorromana luego de la Gran Guerra; sus investigaciones surrealistas tal como se despliegan durante los años de auge del nazismo y el franquismo; los dibujos paródicos de la Segunda Guerra; sus estudios de maestros clásicos, especialmente Delacroix, y dibujos y retratos de sus últimos años.

La exposición pone en evidencia la monumental empresa de Picasso, dedicado al estudio del hombre y su lugar en el mundo.

Todos los días, el público puede disfrutar de dos visitas guiadas por la exposición a cargo de los curadores del Museo, a las 12 y a las 16 horas, y habrá visitas guiadas especiales, a cargo de Laura Hakel, curadora asistente de la exhibición, el jueves 19 de enero y el martes 21 de febrero a las 17 horas.

Antonio Berni. Revelaciones sobre papel.
Antonio Berni (1905-1981) es uno de los mayores maestros de las artes visuales de América Latina. Su obra no solo brinda una de las reformulaciones más originales de las tendencias de vanguardia de la época, sino que – cosa poco habitual en la disciplina – legó al imaginario nacional dos personajes inmortales: los entrañables Juanito Laguna y Ramona Montiel. No es casual, sin embargo, que gran parte de su prolífico trabajo resulte aun poco conocida entre el gran público, habituado a sus obras más célebres. Con tal propósito, el MAMBA decidió invitar al curador Marcelo Pacheco para iluminar otra faceta del maestro, de la mano de una exposición que incluye un sorprendente corpus de 222 dibujos, y atraviesa toda su carrera.

El conjunto permite advertir en Berni las inflexiones del artista moderno y el contemporáneo, da cuenta de su carácter prolífico y la distinción entre sus producciones para el mercado del arte, la carrera oficial y los debates específicos del propio campo artístico. También, como no podía ser de otra manera en función de sus facetas más conocidas, lo presenta como un atento cronista de lo cotidiano y lo social, a través de un gran número de imágenes, algunas inéditas, en las que se mezclan episodios determinantes del siglo, como las dos grandes guerras mundiales, las guerras de Corea y Vietnam y las dictaduras latinoamericanas.
El recorrido de la sala se articula a través de conjuntos armados de acuerdo a iconografías comunes, variantes temáticas o siguiendo líneas de tiempo, ciclos de trabajo y singularidades técnicas.

Uno de ellos, muy importante, es “Desnudos”, que en su mayoría corresponden a los años de formación del maestro en París, entre 1927 y 1928, estudios con modelo vivo realizados en los talleres de Othon Friesz y André Lhote, pero también una selección de obras ubicadas en las décadas de 1960 y 1970, en las que se aprecia el interés de Berni por el estudio del desnudo femenino, motivo recurrente en su trabajo. “Retratos y figuras” corresponde, desde luego, a uno de sus principales espacios de investigación artística, en el que se ubican los famosos “retratos de burguesía”, que hacía para subsistir económicamente, y otros más “artísticos”, vinculados a sus búsquedas estéticas e ideológicas, con grandes variantes de tipologías, técnicas y estilos.
La impronta de los viajes que realiza entre 1936 y 1945 por Jujuy, donde descubre a los coyas y sus mercados, como así también recorridos por Bolivia y Perú, se advierte en “Ciclos de los años 40 y 50, lo popular”, que también presenta trabajos de su serie “Santiago del Estero”.

El espacio circundante nunca fue para él tan solo un marco o contenedor formal, sino antes bien un elemento activo y expresivo de escenas sociales y de la propia naturaleza humana, como se advierte en “Paisajes”, que comprende los años de Santiago del Estero, de los pueblos de la provincia de Buenos Aires, del Chaco y del Gran Rosario, paisajes rurales y urbanos, así como también una serie sobre Mar del Plata y los trabajos que produjo como ilustrador en los años 60.

Entre otros ejes destacados, se cuentan también “Guerras, manifestaciones y dictaduras”; “Crucifixiones y apocalipsis”; “Papeles reservados no ATP: burdeles, El Decamerón, Variaciones sobre El Bosco”; “Ilustraciones”, y “Murales”. NR

Comentarios

Ingresa tu comentario