Retiro, un barrio hecho de contribuciones, adaptaciones y mezclas

Retiro, un barrio hecho de contribuciones, adaptaciones y mezclas

(CABA) Los aires de la capital francesa no son el único “destino” en el barrio de Retiro. Pero se imponen. Quién querría perderse el Pasaje Rue des Artisans (calle de los artesanos), de 1887, uno de los más antiguos de la Ciudad, con sus juegos de blancos y grises, sus toldos prolijos, sus tiendas de arte y de decoración y ateliers de moda. ¿Y el Libertad, vestido, como Roma, con la paleta de naranja?

La Ciudad está hecha de contribuciones así, diversas. De adaptaciones, mezclas.

Pase la marquesina del Leloir, donde funciona el Círculo Italiano. Entre al palacio. A lo mejor le gustan más los mármoles, las escaleras espiraladas, las esculturas o el otro jardín, con su plátano bicentenario. Y allí funciona el restorán Circolo Massimo, donde, como entrada, vale la pena pedir burrata o queso brie crocante. O sea algo más de Francia en este pedacito que evoca a Italia o bien algo de Italia en este pedacito que recuerda a Francia. Las combinaciones son siempre una opción. Después de todo, lo decíamos, esto es, así es, (la coqueta) Buenos Aires.

El recorrido:

1) A Francia

identificacion-entrada-arenales-diego-waldmann_claima20161013_0370_17

El Pasaje “Rue des Artisans” (calle de los artesanos) fue construido en 1887 por el arquitecto Giuseppe Bernasconi, por lo que se lo considera de los más antiguos de la Capital. Tradicionalmente fue sede de galerías de arte y locales vinculados con la decoración y el diseño. Y un rinconcito precioso de la Ciudad. Sus bancos invitan a aprovecharlo como un remanso. Predomina el gris. Y sentado allí parece que ese color lo tiñera cada vez más, igual que en una postal del atardecer frente al Sena. En Arenales 1239.
2) A Italia

pasaje-libertad-toscana-diego-waldmann_claima20161013_0372_17

Las paredes terracota y el sendero de copones con plantas y flores le dan al Pasaje Libertad rasgos de Roma para algunos –de los pocos lugares tranquilos que sobreviven en esa maravillosa ciudad– o de pueblitos de la Toscana para otros. Expertos dicen que el Pasaje nació conectado en forma de L con el “Rue…” y luego fueron divididos. En ninguno de los dos pasajes se pierda las vidrieras. Ni los farolitos. En Libertad 1240.

Sobre un espacio muy especial del Pasaje Libertad, te puede interesar La exquisita repostería de las Monjas Benedictinas
3) A Francia e Italia

circulo-italiano-palacio-leloir-waldmann_claima20161013_0379_17

Este es el Palacio Leloir. El arquitecto Alejandro Christophersen –el mismo que hizo el San Martín, sede de la Cancillería, entre otros edificios emblemáticos de Capital– empezó a construirlo en 1903. Muestra un mix de academicismo francés, decoración barroca y Art Nouveau. En el patio posterior, una maravilla que hay que conocer, tiene un plátano casi bicentenario. Desde 1944, es sede del Círculo Italiano y alberga el restaurante donde la burrata envuelta en jamón, con pesto de albahaca y almendras tostadas, tomates confitados y hojas verdes vale $198. Y el brie crocante sobre hongos salteados, cebollas caramelizadas y aceite de trufas negras, $174. El menú tienta. Los ravioles de cordero braseado en masa de hongos cuestan $195. Y el semifreddo de frutos secos con salsa de Bayleys, $118. ¿Un clásico? Tirámisú, también a $118. En Libertad 1264. Ya de lejos, ¿notó la marquesina?
4) El Samiento

fachada-sarmiento-establecio-diego-waldmann_claima20161013_0367_17

Fue fundado como una extensión del Nacional Buenos Aires en 1892 y se instaló en esta sede en 1928. Por sus aulas pasó el juez de la Corte Suprema, Carlos Rosenkrantz, y el epistemólogo Mario Bunge, quien rindió materias libres, entre otros ex alumnos destacables, según recuerdan en la institución. “Este colegio nació como de elite y fue cambiando. Hoy tiene 900 inscriptos y más de la mitad vive en la Villa 31”, agregan. En Libertad 1257.
5) Una rica tradición

centenaria-exposicion-ciudad-diego-waldmann_claima20161013_0368_17

La panadería y confitería La Exposición se autodefine como un “símbolo” de la Ciudad. Y tiene argumentos. Allí recuerdan que abrió en 1906 como negocio familiar y, aunque cambió de manos, afirman que aún lo es. Su marquesina, un semicírculo con letrero, es digno de un teatro. ¿Qué probar? Recomiendan los sándwiches de miga triples, que valen $20 cada uno. La torta de frutillas con crema pastelera, $250 y el postre tipo Balcarce, $350. ¿Sólo una porción de torta? Varía según la elegida, pero en promedio vale $50. En Libertad 1299.