Buenos Aires, 17/10/2017, edición Nº 1798

Retiro: obras para reducir el riesgo de accidentes en la esquina de Libertador y Ramos Mejía

Se producen 3.000 cruces por hora y el 30% de la gente no usa la senda peatonal.

(CABA) Miles de peatones, pasajeros de 30 líneas de colectivos y tres ferrocarriles, bicicletas y autos particulares. Todos mezclados, en el cruce de una de las avenidas más importantes de la Ciudad. El Gobierno porteño intentará ordenar el tránsito en la esquina de Libertador y Ramos Mejía, en Retiro. Con algunos cambios en la circulación y obras, buscarán bajar el permanente riesgo de accidentes que hay en el lugar.

Los trabajos comenzaron esta semana y terminarán en julio. Según la Ciudad, se beneficiarán 250.000 personas, entre peatones y pasajeros.

Hoy el cruce tiene diversos problemas. Por empezar, cada hora cruzan Libertador 3.000 personas. Por un lado, el tiempo del semáforo parece insuficiente: a los 30 segundos se enciende el rojo con la cuenta regresiva que da otros 30 segundos. A mucha gente no le alcanza, y por eso varios empiezan a cruzar en cuanto corta el semáforo vehicular.

Además, la senda peatonal no está en la esquina sino 40 metros hacia el interior de la cuadra. Pero un 29% de los peatones prefiere pasar por el costado de la reja y cruzar por la esquina para no desviarse, pese a que se expone a un riesgo.

Las soluciones para estos problemas serán dos. Por empezar, se correrá la senda peatonal hacia la esquina. Además, a mitad de Libertador (tiene siete carriles por mano, incluyendo la bicisenda) construirán una dársena para que la gente pueda cruzar la avenida en dos tiempos, sin apuro.

El espacio que ocupará esa dársena central se compensará achicando un poco las veredas de Libertador. Además, se eliminará la ciclovía y se habilitará una bicisenda sobre la vereda. En la zona abundan las bicicletas porque sobre la plaza de Retiro hay una estación de Ecobici y porque mucha gente se baja de los trenes con sus rodados.

Otro cruce complicado es el del par de avenidas Crucero General Belgrano y Ramos Mejía, entre la plaza Retiro y las estaciones. Hoy en el lugar hay dos líneas de dársenas para los colectivos y mucha gente cruza por cualquier lado. Por eso, estirarán la cabecera de las dársenas para que la gente cruce más cerca de las esquinas.

Por el lado de los vehículos, los autos que bajen por el lateral de Plaza San Martín ya no podrán girar a la izquierda en Libertador, para darles más tiempo de cruce a los peatones. Sí podrán girar a la izquierda en Juncal y tomar por Esmeralda para llegar hacia el Bajo.

La gente espera que el lugar sea más seguro. “Hace ocho años trabajo acá y varias veces vi choques, por suerte ninguno grave. Entre el tránsito, la gente y los piquetes, la zona es complicada”, contó Ariel Argañaraz, empleado del quiosco de diarios que queda en Ramos Mejía y Libertador. En tanto, Gabriela López, pasajera habitual del tren Mitre, agregó que “lo más problemático es cruzar Libertador. Si no arrancás apenas abre el semáforo te quedás sin tiempo para llegar a la otra vereda”.

En 2015, última estadística disponible, en la esquina de Libertador y Ramos Mejía hubo 17 accidentes, sin muertos. Del total, 7 fueron entre un auto y una moto, y cinco entre vehículos y peatones. “Es una esquina emblemática cercana a uno de los centros de trasbordo más grandes de la Ciudad. Vamos a modificar la infraestructura y mejorar los cruces para aumentar la seguridad vial”, afirmó Juan José Méndez, secretario de Tránsito y Transporte del Gobierno porteño.

En la Ciudad aseguraron que estas obras se harán sin cortar el tránsito. En tanto, para setiembre se espera que terminen las obras que está haciendo el Ministerio de Espacio Público porteño en la esquina de Juncal y la de Ramos Mejía del lado de la plaza San Martín, que son parte del proyecto de peatonalización de Retiro. Estos trabajos hoy cortan dos de los carriles de Libertador hacia el sur, por ejemplo. También mejorará la zona cuando SBASE levante el obrador que montó en Ramos Mejía, casi esquina Libertador, que ocupa dos carriles y se está usando para la futura conexión de las líneas E y C. NR


Fuente: Clarín

Comentarios

Ingresa tu comentario