Retiro: comienza la construcción de la Casa de la Cultura de la villa 31

Había sido anunciada por Cristina Kirchner, pero no se concretó; ahora, avanza gracias a donaciones privadas y voluntarios

(CABA) La Casa de la Cultura de la villa 31 de Retiro comienza nuevamente a crecer entre manos voluntariosas que levantan paredes y el aporte económico de donantes anónimos ajenos a las disputas políticas que frenaron el proyecto.

Estudiantes de la Facultad de Arquitectura de la Universidad de Buenos Aires, voluntarios de distintas agrupaciones y miembros del equipo de Mundo Villa iniciaron hace una semana las tareas de acondicionamiento de la vivienda que pertenece a la familia de Adams Ledesma, periodista asesinado en 2010, donde se construirá el centro cultural. Las instalaciones habían sido prometidas por la entonces presidente Cristina Kirchner, con una inversión prevista de 40 millones de pesos. El dinero se esfumó y el proyecto quedó vacío.

Las preguntas que se hacen todos son: ¿dónde están esos 40 millones de pesos? ¿Se desviaron para otros fines? ¿Fueron parte de un botín político que se repartió entre punteros? Por ahora, no existen respuestas. Lo único concreto es que, gracias a donaciones anónimas de entre $ 500 y $ 1000, se lograron reunir $ 50.000 para empezar los trabajos preliminares en la casa de Ruth Ledesma, la esposa de Adams, que vive allí con sus seis hijos.

 

El nuevo proyecto de la Casa de la Cultura será supervisado por el arquitecto Daniel Becker, quien participó en la construcción del Centro Cultural Kirchner. Mientras un grupo de estudiantes lijan paredes, realizan mediciones y preparan materiales, Becker rediseñará el boceto en función del presupuesto con el que cuenten los voluntarios.

Este proyecto incluirá un auditorio, sala de exposición, aulas para talleres de arte y periodismo, cancha de fútbol y espacios recreativos. La obra abarca arreglos en la vivienda de los Ledesma, que, como contó Ruth en una carta que le envió a la ex presidenta, se inunda cada vez que llueve. “El objetivo fundamental es abrir un pulmón cultural en la villa y trabajar desde la cultura en uno de los sectores de máxima vulnerabilidad del barrio”, agregó Ramos. NT