Buenos Aires, 18/12/2017, edición Nº 1860

Retirarán bicisendas frente a colegios de Palermo

Para evitar accidentes

1714603

(CABA) La justicia contravencional porteña hizo lugar a un pedido de amparo presentado por el legislador porteño Daniel Amoroso (Confianza Pública) y ordenó al Gobierno de la Ciudad retirar una bicisenda que tiene su recorrido sobre la vereda frente a un jardín y dos colegios, en Palermo, considerada de “alto riesgo”, ya que por allí transitan mil chicos por día.

El fallo firmado por el juez Darío Edgardo Reynoso obliga al gobierno porteño a construir una ciclovía sobre la avenida Del Libertador, entre el 4600 y 5000, antes del 1° de febrero de 2014, además de prohibir el estacionamiento vehicular en ese tramo. En la actualidad, existe una bicisenda que va sobre la vereda desde Dorrego hasta Olleros. En tanto, desde la Subsecretaría de Transporte y Tránsito de la ciudad de indicaron que acatarán la decisión de la Justicia.

La senda exclusiva para ciclistas atraviesa la vereda del jardín Granaderos de San Martín, las escuelas primarias Nº 5 y Honorable Congreso de la Nación y el Centro Educativo Complementario de Natación Nº 3.

Durante los días hábiles, a primera hora de la mañana, al mediodía y a la tarde, coincidentemente con el horario de entrada y salida de los alumnos, la vereda suele estar repleta de chicos y, al mismo tiempo, algunos ciclistas suelen pasar una velocidad poco prudente.

“Cuando los docentes nos alertaron de la situación fuimos hasta el lugar y pudimos comprobar que el peligro de accidentes estaba latente, ya que los ciclistas pasaban a alta velocidad a menos de un metro de la puerta del colegio. Por eso, y como preveíamos que una solución sólo por la vía legislativa iba a demorar meses, me vi en la necesidad de presentar un amparo, y por suerte la respuesta judicial fue inmediata”, dijo Amoroso, vicepresidente de la Comisión de Tránsito y Transporte de la Legislatura porteña.

Planteado el conflicto, la Ciudad instaló nueva cartelería, pero los ciclistas no la respetaban. Y las quejas continuaron.

Entonces, intervino el asesor tutelar de la ciudad, y el gobierno porteño acercó dos propuestas para solucionar el tema: la primera fue que la bicisenda continuara funcionando sobre la vereda, pero con un régimen de horario restrictivo cuando los chicos entraran o salieran de las instalaciones. Y la segunda, la construcción de una ciclovía sobre la avenida Del Libertador, en el tramo en cuestión, opción que fue la elegida por el juez Reynoso.

Fuente consultada: La Nación

Comentarios

Ingresa tu comentario