Buenos Aires, 14/12/2017, edición Nº 1856

Remasterizada, vuelve al cine Esperando la carroza

La popular obra argentina, estrenada por primera vez en la década del 80, vuelve a las salas el próximo 25 de octubre. (Ciudad de Buenos Aires) El reestreno de “Esperando la carroza”, de Alejandro Doria, en versión digital 2D en salas locales, revela que no se trata de una película argentina más, sino una excepción que no ha podido ser repetida. Considerada por algunos críticos como un gran y solitario...

La popular obra argentina, estrenada por primera vez en la década del 80, vuelve a las salas el próximo 25 de octubre.

China_Zorrilla_Antonio_Gasalla_Esperando_la_carroza-parabuenosaires

(Ciudad de Buenos Aires) El reestreno de “Esperando la carroza”, de Alejandro Doria, en versión digital 2D en salas locales, revela que no se trata de una película argentina más, sino una excepción que no ha podido ser repetida.

Considerada por algunos críticos como un gran y solitario ejemplo de grotesco criollo en la pantalla, desde su lejano estreno de 1985 en el cine Atlas -ahora transformado en templo evangelista en la entristecida calle Lavalle-, fue vista por un público fiel en cada una de sus repeticiones en la pantalla chica, año tras año, siempre con rating generoso.

Con dirección de Alejandro Doria y un elenco notable -China Zorrilla, Antonio Gasalla, Luis Brandoni, Mónica Villa, Betiana Blum, Julio De Grazia, Juan Manuel Tenuta, Andrea Tenuta, Lidia Catalano, Enrique Pinti, Darío Grandinetti, Cecilia Rossetto-, quiso ser emulada algunas veces, pero no se pudo, ni siquiera con la malhadada secuela de 2009.

Tuvo la oportunidad, además, de consolidar al personaje de La Vieja, que Gasalla venía amasando en el teatro y que desde entonces tuvo el nombre irremplazable de Mamá Cora y le ofrendó al bufo un instrumento imperecedero para su genio.

El asunto de esa familia alterada por la desaparición de una abuela, a la que llegan a velar en su propia casa con un cadáver equivocado, tuvo su origen en una obra teatral estrenada en Montevideo por la Comedia Nacional uruguaya en 1962, escrita por Jacobo Langsner, posteriomente un dramaturgo prestigioso en la Argentina.

Se ha dicho “off the record” que la paternidad de “Esperando la carroza” película ha sido disputada por el autor teatral y el cineasta Doria, ya que al agregar al título “de Alejandro Doria”, Langsner quedaría en un lugar secundario.

Langsner nació en Rumania en 1927 y llegó a Uruguay de pequeño junto a su familia, que huía del nazismo que avanzaba sobre Europa y, desde 1951, cuando debutó con “El hombre incompleto”, se dedicó a fustigar a la clase media montevideana, de la que nunca se sintió ajeno.

Ese concepto le sirvió para delinear las peripecias de la familia Musicardi, con personajes llevados a la cúspide de sus debilidades humanas y un perfil de ironía que lanza más de un guiño al espectador, que no debe hacer mayor esfuerzo para identificarse.

“Esperando la carroza” tuvo una versión televisiva del mismo Doria en el ciclo “Alta comedia”, por Canal 9, en 1973, donde estaban China Zorrilla, Raúl Rossi, Pepe Soriano, Dora Baret, Alberto Argibay, Lita Soriano, Alicia Berdaxagar y Marta Gam, con la recordada Hedy Crilla en el papel de la abuela que se ausenta.

Como filme se estrenó en la aún joven democracia y el hecho de que fuese humorístico lo hizo ser mirado con cierta distancia por la crítica, que entonces militaba por los temas sesudos, y aún así obtuvo el Cóndor a Mejor Adaptación por parte de la Asociación de Cronistas Cinematográficos y el premio Argentores al guión.

La popularidad que fue generando de boca en boca la transformó en una cinta mítica, e hizo que fuera invitada de lujo al Festival de Mar del Plata 2005 y a Pantalla Pinamar 2010 con la excusa de sus dos décadas y sus bodas de plata, respectivamente.

La versión que se verá en salas variará de la original en 35mm sólo en el soporte, ahora digital, detalle que al gran público quizá no le interese tanto como volver a encontrarse con esa familia que bien puede ser la propia. (Télam)

Comentarios

Ingresa tu comentario