Buenos Aires, 25/06/2017

Regresan las más prestigiosas y buscadas marcas de whiskies

Las etiquetas de los single malts prácticamente habían desaparecido por el cierre de las importaciones

(CABA) La apertura de las importaciones tuvo un efecto inmediato en el mundo de las espirituosas, con nuevas botellas de lujo arribando a bares y vinotecas de Buenos Aires. Y esto se verifica, en especial, en ese pequeño pero prestigioso grupo de los single malts, whiskies elaborados en una única destilería, en exclusiva a base de cebada malteada.

Si bien los single malts son apenas una pequeña parte del universo del whisky (dominado por los blended whiskies), son también la categoría que más crece y que más da que hablar entre los amantes de esta bebida. “El futuro va por el lado de las maltas”, asegura Miguel Ángel Reigosa, fundador de la Whisky Malt Argentina y del flamante Museo del Whisky, donde se ofrecen decenas de maltas, tanto para comprar en botella como para probar in situ.

En este 2016, los single malts apuestan a recuperar su lugar en vinotecas y bares argentinos, con marcas que llegaron en los últimos meses y con otras que lo harán antes de fin de año. Son, en algunos casos, botellas que habían estado antes en el país, pero que fueron discontinuadas; en otros son novedades absolutas. La cuenta de Twitter, @Chuca se define en su bio virtual como “duquesa del whisky”, y muchos de los casi 215 mil tweets que escribió tratan sobre esta bebida, en especial sobre los single malts. “El whisky te hace feliz, no porque te emborrache, sino porque te crea momentos mágicos. Cerrás un día difícil, te servís una malta, y todo se ve mejor. Si estás solo, puede ser un festejo íntimo. Si estás entre amigos, genera códigos en común”, explica.

Glenffidich reintrodujo su línea compuesta por el 12, el 15 y el 18 años, y anunció que pronto llegará el 21. En dos semanas, Wine Supply (distribuidora que tiene en el país los Jura y The Dalmore) anunció la presentación de The Glenrothes, con su whisky Vintage Reserve, que marca el año de destilación y el de embotellado.

La francesa Pernod Ricard está reemplazando su porfolio local y promete traer, entre otros, el delicioso Aberlour 12 años, así como The Glenlivet Founder’s Reserve, The Glenlivet 15 años, el Scapa Skiren y el Longmorn The Distiller’s Choice, envejecido en toneles y barricas de jerez y de bourbon.

Esto es apenas un pantallazo de lo que llegará antes de fin de año: la propia Whisky Malt Argentina importa decenas de maltas, incluyendo las de Gordon & MacPhail (como Benromach en versiones de 10 a 50 años), Glenfarclas 10, 12, 15 y 17 años, e incluso single malt irlandeses, como el premiado Connemara y las cuatro versiones del Tyrkonnel. Y en este 2016 espera tener aquí Balblair, anCnoc, Old Pulteney y Glen Scotia.

Por precio y lógica de consumo, los single malts generan su mayor venta a través de vinotecas, pero es en el bar donde ganan vidriera y reconocimiento.

Las barras mejor provistas

878

Thames 878, Villa Crespo

Korova Bar

Ramseyer 1475, Vicente López

Museo del whisky

Monroe 3982, Belgrano

Oak Bar Palacio Duhau

Av. Alvear 1661, Recoleta

Wherever Bar

Oro 2476, Palermo. NT

Comentarios

Ingresa tu comentario