Referente de la AMIA vinculado a una red de trata

Es el constructor y dueño de 25 inmuebles que funcionaban como ‘privados’

(CABA) Daniel Olkenitzky, el imputado de 66 años, es, según la investigación, integrante de varias sociedades dedicadas a la construcción. En un comunicado, el Ministerio de Seguridad de la Nación informó que los 25 inmuebles allanados en el marco de esta investigación eran propiedad de Olkenitzky, “principal beneficiario” de una “organización criminal dedicada a la trata de personas”. Los allanamientos encabezados por la Dirección Nacional de Investigaciones del ministerio fueron en Coghlan, Villa Crespo, Palermo, Belgrano, Recoleta y San Nicolás. “Fueron rescatadas 19 víctimas de explotación sexual”, detalló el comunicado: eran todas mujeres mayores de edad.

Para la Justicia, Olkenitzky, “es la persona que se encarga de regentear a las personas y administrar esos inmuebles a cambio de un pago semanal que varía entre 1.500 y 2.500 pesos semanales por semana y por mujer”.

Olkenitzky es a la vez invitado permanente a la Comisión Directiva de la Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA). “Es una persona invitada por el partido Unidad Comunitaria, que no ganó las últimas elecciones. Esporádicamente participa como oyente en las reuniones, pero no tiene cargo en AMIA”, explicó un miembro de la comisión directiva de la mutual judía, y agregó: “No podemos expedirnos sobre su culpabilidad hasta que lo haga la Justicia, pero seríamos los primeros en repudiarlo”.

Según el sitio Plaza de Mayo, el imputado fue también protesorero de AMIA y conductor del programa radial “Música y Vida de Israel” –el último programa se emitió el 5 de junio y luego se levantó del aire de Radio República–. A la vez, es director de la publicación bimestral “Israel en Buenos Aires”. El lunes pasado se ordenó su detención, pero por problemas cardíacos permanece internado en el Sanatorio Güemes con custodia policial.

“Olkenitzky es un filántropo”, sostuvo ayer Carlos Broitman, uno de sus abogados. Según él, “es un hombre que ha recibido grandes premios por su ayuda a la comunidad –en 2006 el INADI lo reconoció por sus ‘buenas prácticas contra la discriminación’– y tiene un patrimonio muy importante hace ya más de cuarenta años; es mentira que tenga una doble vida”. Según la defensa, el imputado “alquila departamentos ya amueblados con boxes para masajistas” y “va a declarar apenas su salud se lo permita”.