Buenos Aires, 17/11/2017, edición Nº 1829

Reemplazan contenedores manuales para reciclar por otros mecánicos

Ya fueron retiradas 700 campanas porque el sistema no dio buenos resultados. Los cartoneros recogerán el material en los centros verdes.

(CABA) Muchos vecinos que se acostumbraron a separar la basura se encontraron en los últimos días con que las campanas verdes para material reciclable habían sido retiradas. Más precisamente unas 700 de las 2.500 que fueron dispuestas en los últimos tres años. El motivo: el Gobierno de la Ciudad comenzó con el recambio del sistema.

Los contenedores verdes serán sustituidos por otros más nuevos, mecánicos en lugar de manuales, que son operados por una grúa que los iza y arroja los residuos a un camión.

Desde mayo de 2013, habían sido colocadas cerca de 2.500 campanas verdes, en su mayoría en Belgrano, Núñez, Colegiales y Palermo, y también en gran parte en Recoleta y Caballito. Estos recipientes son inamovibles, tienen una única boca de depósito y sólo pueden ser descargados por camiones recolectores y cooperativas de recuperadores urbanos. Fueron la segunda versión de los contenedores para reciclables. Los primeros eran negros con tapa naranja y no tenían forma de campana.

El plan inicial era instalar 7.000 como máximo. Sin embargo, con poco más de un tercio de esa cantidad efectivamente instalado, los recipientes sufrirán otra transformación, con una tercera versión.

El vandalismo es uno de los motivos que citan desde el Gobierno de la Ciudad para explicar el rediseño. Otro es el mal uso de los contenedores por parte de los mismos que aprovechan el material.

Es que, según el anterior sistema, las diferentes zonas de cada barrio tenían asignada una cooperativa de cartoneros, cuyos miembros eran los únicos que podían retirar los reciclables y tenían una llave para hacerlo. En la práctica esto está lejos de cumplirse y son más de 3.000 los recuperadores informales, señala el diario La Nación.

La tercera razón del rediseño es el cambio en la modalidad de recolección. Ahora, en lugar de que los cartoneros recorran las calles y busquen el material directamente en los contenedores, estos serán trasladados a centros verdes por la Dirección de Higiene Urbana. Así, los recolectores formales juntarán el cartón y el plástico en cada punto de acopio, indicó La Nación.

“El sistema manual no dio buenos resultados. Estamos completando ahora con campanas que se transportan en camiones y son llevadas hasta cada centro verde. El cartonero sigue haciendo la clasificación, pero en cada centro verde. Las campanas que faltan se irán reemplazando. Creemos que para abril completaríamos los 7.500 contenedores verdes que estaban previstos”, le contó al citado medio el subsecretario de Higiene Urbana, Pablo Di Liscia, quien sumó así 500 recipientes al número que se había planeado inicialmente.

Pese a la anticipación con la que se anunció el recambio en este y otros medios, la decisión del Gobierno porteño tomó por sorpresa a las cooperativas. Nicolás Caropresi, integrante de la Federación Argentina de Cartoneros y Recicladores, lamentó la medida y, en diálogo con Diario Z, sostuvo que lo “más grave es pretender que los cartoneros salgan de la calle y vayan a trabajar a los centros verdes”. Por su parte, Alicia Montoya, titular de una de las 12 cooperativas de recuperadores que operan en el distrito, opinó que el sistema de campanas es “malo”, en declaraciones a La Nación.

Ley “Basura Cero”: cómo arrojar los residuos

Pese al recambio, las normas para que los vecinos separen la basura siguen siendo las mismas. En los contenedores pintados de negro se arrojan residuos húmedos (en general restos de alimentos). En los de material reciclable van papeles, cartones y botellas de plástico, entre otros. Además, en la calle o en lugares donde no haya forma de limpiar este tipo de desechos, los mismos pueden ser arrojados en las campanas verdes sólo si están tapados o vacíos de contenido. NR

contenedores3

Comentarios

Ingresa tu comentario