Buenos Aires, 29/05/2017

Recuperan la estación Retiro

Ya hay trabajos de limpieza en los bloques de granito del frente y en las molduras de bronce. También restaurarán los techos y el hall central

(CABA) Acaba de cumplir 101 años y es Monumento Histórico Nacional, símbolo de la Argentina pujante del 1900. Pero también es una terminal ferroviaria que cada día recibe a 60.000 pasajeros y que necesita estar perfectamente mantenida. El Gobierno nacional está llevando adelante un plan integral para restaurar la estación Retiro del ferrocarril Mitre. Desde septiembre y hasta mediados del año que viene deberían ir viéndose las mejoras de la estructura, que van desde la recuperación de la centenaria fachada hasta obras en los techos para evitar goteras. No se hacían obras desde 2001.

Se trata de una iniciativa ambiciosa que demandará 650 millones de pesos en inversión. Es que, como la terminal es Monumento Histórico, no se puede alterar su diseño, sólo recuperar las estructuras respetando las líneas originales.

La obra fue dividida en tres partes, y algunas de las licitaciones fueron realizadas por el Gobierno anterior. La primera etapa comenzó en noviembre y estará lista en septiembre. Consiste en la recuperación integral de la fachada, para volver a lograr los colores y texturas originales, eliminando los graffitis y las manchas causadas por el smog. Además de restaurar los bloques de granito y los revoques (7.850 m2 en total) están trabajando en las piezas de bronce y los faroles.

La segunda etapa de la restauración también está en marcha. Consiste en la recuperación de los techos metálicos en la zona de los andenes, para terminar con las filtraciones y goteras por lluvia que afectaban a los pasajeros que esperaban los trenes. La idea es reemplazar los paneles de los techos con una estructura de aluminio y vidrios laminados, para lo cual fue instalado un mega andamio en el andén central. Para octubre debería estar terminado el techo sobre los andenes desde donde parten los trenes de larga distancia y del ramal a José León Suárez, mientras que para el primer trimestre de 2018 estaría lista la segunda parte, el techo sobre las plataformas de los servicios a Tigre. Paralelamente, arreglarán los desgastados pisos de los ochos andenes.

La tercera parte de la obra está en proceso de licitación, con la idea de terminarla en junio del año entrante, y será acaso la más visible: la recuperación total del amplio hall central. Allí reemplazarán pisos rotos, arreglarán los ventanales originales y trabajarán en los cielorrasos de yeso. Al mismo tiempo habrá mejoras en la iluminación, con lámparas LED, y recuperarán las piedras y las cerámicas originales del óvalo central donde están las boleterías. Además habrá nuevos asientos, más máquinas de recarga de la SUBE, nueva cartelería y red de Wi-Fi gratuito. También se reordenarán los comercios y quioscos del hall. NT

Comentarios

Ingresa tu comentario