Buenos Aires, 26/06/2017

Recorrido por los árboles notables e históricos de la Ciudad

Desde el pino de San Lorenzo hasta la higuera de Sarmiento.

(CABA) Los árboles ayudan a la transformación del dióxido de carbono, minimizan los riesgos de inundación, evitan la erosión y proporcionan un ecosistema protegido de las inclemencias del tiempo en su follaje.

Con la llegada del paisajista Carlos Thays a la Dirección de Parques y Paseos de la Ciudad, el arbolado público lineal experimentó su primer gran impulso. Para 1885 había 1.100 árboles que en su mayoría habían sido plantados por los propios vecinos y durante la gestión de Thays -entre 1891 y 1913- se plantaron 150.000 nuevos árboles. Tres décadas después, cuando su hijo estaba al frente de la Dirección General de Arbolado, se registró el índice más alto en la historia del arbolado, que alcanzó los 450.000 ejemplares.

Árboles históricos y notables de la Ciudad

La Ciudad tiene 4 árboles históricos, 8 retoños de árboles históricos y 450 árboles notables. Se los cuida con cartelería indicando su importancia, realizando podas sanitarias, podas de limpieza y podas de eliminación de riesgos, se les mejoran las planteras y se les hace tratamientos sanitarios.

Pino de San Lorenzo: Retoño de árbol histórico ubicado en Barrancas de Belgrano, plantado el 25 de mayo de 1932 por la Asociación Cultural Sanmartiniana de Belgrano. El ejemplar original se encontraba en el huerto del Convento de los Padres de la Compañía de Jesús, San Lorenzo, Provincia de Santa Fe. A su sombra San Martín firmó el parte de la victoria de la batalla de San Lorenzo, en 1813. Tal circunstancia, motivó su reconocimiento como uno de los primeros Árboles Históricos. Fue el primer ejemplar señalado con una placa conmemorativa colocada por la Sociedad Forestal Argentina (1913), el primer ejemplar reproducido para originar retoños (1915) y uno de los primeros árboles Históricos protegidos.

Aromo del Perdón: Retoño de árbol histórico ubicado en Plaza Sicilia. En el siglo XIX en la zona del actual Parque Tres de Febrero, el entonces Gobernador Juan Manuel de Rosas decidió la construcción de su residencia rodeada de parques y jardines. Cercano a la casa se encontraba un frondoso aromo, donde Rosas descansaba y donde, en algunas ocasiones, acudía su hija Manuelita dispuesta a charlar de cuestiones personales o políticas. Se dice que aprovechaba esta ocasión para solicitarle otorgara perdón o clemencia para sus adversarios, y es por tal motivo que desde entonces el árbol se hizo leyenda popular y fue bautizado como el “Aromo del Perdón”.

Aguaribay del Perito Moreno: Fue el primer Árbol Histórico declarado por Decreto. Al ser rematada la propiedad de la familia Moreno, el árbol pasó a formar parte de los jardines del actual Instituto Bernasconi donde se encuentra, en un área protegida. Un monumento y una placa acompañan al centenario ejemplar.

Algarrobo de Pueyrredón: Retoño de árbol histórico ubicado en Plaza Pueyrredón. El árbol original se encuentra en la Quinta Pueyrredón en las Barrancas de San Isidro y fue declarado árbol histórico en 1946. Según cuenta la tradición oral, bajo la copa del magnífico algarrobo se encontraron Juan Martín de Pueyrredón y el General San Martin para conversar sobre las campañas libertadoras. El retoño de Plaza Pueyrredón fue plantado en 1966, como parte de los festejos del 150° aniversario de la Independencia y en homenaje a los encuentros.

Higuera de Sarmiento: Los retoños de higuera de la Casa que habitó Sarmiento, fueron plantados en el Jardín Botánico. Sobre el árbol original sabemos que ya existía en 1801, cuando Paula Albarracín compra la finca, y que sobrevivió en el patio central de la casa hasta que sus hijas resolvieron derribarlo, en su afán por modernizar la casa. Sobre el origen de la actual higuera, en la casa sanjuanina de donde se retiran anualmente 15 estacas para propagar nuevos retoños, existen varias versiones. Una dice que las hijas, arrepentidas, dejaron crecer un retoño de las raíces; otra versión cuenta que alrededor de 1850 Rosario, una de las hermanas, reimplantó un retoño; y una última versión trasciende que el mismo Sarmiento rescató un retoño del árbol derribado para suplantar al ejemplar, multiplicando 100 gajos que dejó al cuidado de su madre.

En la Ciudad, además, hay Árboles Notables, considerados así porque están ligados a acontecimientos históricos, culturales, ambientales o que se distinguen por sus características botánicas, monumentalidad, edad extraordinaria, porte. Algunos de ellos son:

Palmera de Avellaneda: Árbol relacionado con acontecimientos o personalidades de la Historia Nacional. Está ubicado en la Plazoleta San Martín de Tours. La palmera original se ubicaba en el centro del primer patio de la casa colonial que habitaba Nicolás Avellaneda. Debido a la enfermedad que tenía el ex presidente tuvieron que retirar la palmera de la casa y fue donada a la Ciudad, con destino a los nuevos jardines de Recoleta.

Olivo del Papa Francisco: Está ubicado en la Plaza de Mayo. El 29 de Marzo del 2000, en un gesto simbólico en el compromiso por la Paz entre los Pueblos, el Cardenal Bergoglio plantó un pequeño olivo junto con representantes de diferentes religiones. La iniciativa de la plantación del árbol, surgió tras el gesto de Juan Pablo II que plantó un olivo en Tierra Santa junto a jóvenes palestinos y judíos, como símbolo del esfuerzo por la paz.

Esterculia de Plaza Lavalle: Está situado en la Plaza Lavalle. Es una especie exótica de origen tropical, de la cual se conocen sólo dos ejemplares en la Ciudad.

Gomero de la Recoleta: Está ubicado en la Plaza Juan XXIII. Fue incorporado durante el siglo XVII, pero ante la inexistencia de documentos que acrediten quien fue su plantador, se mantiene la incógnita planteada por la tradición oral recogida por distintos autores, que atribuyen a los franciscanos y otros referentes de la época la presencia del árbol en el paisaje. Hay gomeros similares en Plaza San Martin de Tours.

S.C.

Comentarios

Ingresa tu comentario