Buenos Aires, 29/05/2017

Recoleta fue el barrio con más prostíbulos clausurados en 2015

Según el gobierno porteño, se cerraron 25 locales de un total de 74 en toda la ciudad

(CABA) Durante 2015 se detectaron en Recoleta la mayor cantidad de boliches que funcionan clandestinamente como locales donde se ofrecía sexo a cambio de dinero: sólo en este barrio hubo 25 clausuras y 18 revocaciones de habilitaciones por no respetar el rubro.

El año pasado la AGC clausuró 74 locales nocturnos en toda la ciudad. Las razones: prostitución encubierta, falta de habilitaciones y violación de normas de seguridad. Las denuncias permanentes de vecinos y distintas ONG, junto con investigaciones de la AGC, lograron en los últimos tres años mitigar la proliferación de estos comercios.

Los locales tenían permiso para funcionar como bares, pero los inspectores detectaron la presencia de mujeres que ofrecían sexo y les cobraban un porcentaje de la consumición del cliente.

“A partir de la fiscalización de esos lugares en cuanto a seguridad e higiene se detectan todo tipo de conductas que pueden implicar delitos, presencia de menores, posible venta de estupefacientes y la existencia de alternadoras o «coperas», que en realidad pueden estar encubriendo el ejercicio de la prostitución”, explicó el director de la AGC, Matías Álvarez Dorrego. Desde 2013 y hasta la actualidad se clausuraron 214 locales nocturnos.

Las ONG que luchan contra la trata de personas y la prostitución pretenden que los diputados porteños elaboren un proyecto con alcance legislativo que contemple la eliminación de la figura de “alternadora o copera”.

La mayoría de los locales que funcionan como prostíbulos violan una normativa que rige desde 1937: la ley 12.331, o de profilaxis. “La cantidad de locales públicos donde había comercio sexual disminuyó, y creo que la actividad pasó a otros ámbitos más privados. Madaho’s, por ejemplo, en Azcuénaga y Vicente López, era una fortaleza. Hasta su estructura de metal y color gris parecía impenetrable. Ahora en ese local funcionará un banco, se ve una esquina luminosa, con ventanas y vidrios amplios. Madaho’s fue un punto de quiebre para los prostíbulos”, opinó la abogada Liliana Hebe Litterio, especializada en derecho de trabajo.

Agregó que en los alrededores del cementerio de la Recoleta quedan menos bares que funcionan como prostíbulos, ya que en el barrio hubo bastantes allanamientos y clausuras en los últimos años. “En la calle Vicente López, sobre todo entre Azcuénaga y Pueyrredón, se podía ver un local al lado del otro que operaban como prostíbulo violando habilitaciones. Hoy no es tan así”, dijo.

Fuentes del Ministerio de Seguridad de la Ciudad informaron que las fuerzas policiales colaboran con los operativos que lleva adelante la AGC. Luego de realizar la requisa del lugar sospechado e identificar a las personas que se encuentran allí, si existe un delito se toman las declaraciones correspondientes y se labran las actas.

A los dueños de los locales bailables en infracción se les aplica una multa. Y si se encuentran menores conviviendo en un contexto donde se desarrolla la prostitución y si se encuentran estupefacientes, pueden quedar presos.

“Luego de años de trabajo con los vecinos logramos reducir la cantidad de comercios públicos que funcionan como prostíbulos. Muchos mutaron y ahora funcionan desde departamentos privados”, explicó Lucas Schaerer de la fundación La Alameda. Las denuncias de locales nocturnos se pueden realizar al teléfono 147 o en la página web reclamos.buenosaires.gob.ar/suaci. NT

Comentarios

Ingresa tu comentario