Buenos Aires, 23/11/2017, edición Nº 1835

Realizan excavaciones en parque Sarmiento para mitigar las inundaciones en Saavedra

Realizarán una excavación de ocho hectáreas para que durante las lluvias excepcionales, reciban el caudal excedente del arroyo Medrano. (CABA) A fines de marzo, el parque Sarmiento contará con reservorios que recibirán el agua excedente del arroyo Medrano y aliviarán, así, las habituales inundaciones en el barrio de Saavedra. Actualmente, cuatro excavadoras y una flota de varios camiones trabajan a ritmo acelerado en el sector del parque cercano al extremo...

Realizarán una excavación de ocho hectáreas para que durante las lluvias excepcionales, reciban el caudal excedente del arroyo Medrano.

56_full

(CABA) A fines de marzo, el parque Sarmiento contará con reservorios que recibirán el agua excedente del arroyo Medrano y aliviarán, así, las habituales inundaciones en el barrio de Saavedra.

Actualmente, cuatro excavadoras y una flota de varios camiones trabajan a ritmo acelerado en el sector del parque cercano al extremo de Andonaegui y General Paz, junto al driving de golf existente, retirando tierra de lo que será el lecho del llamado “cuenco regulador” del arroyo. Como contrapartida, montañas de tierra pueblan el pulmón verde en diversos puntos, para perjuicio de los usuarios del lugar.

Para poder concretar la obra, las cuadrillas de la empresa Automat removerán un total de 304.107 m3 de tierra en ocho de las 70 hectáreas que tiene el parque.

Se tratará de una serie de depresiones en distintos niveles que no alterarán -aseguran las autoridades- el funcionamiento de las actividades deportivas y recreativas. Según explicó a la nacion el ministro de Desarrollo Urbano, Daniel Chain, cuando el cuenco regulador esté seco será una superficie parquizada en la que se podrá, por ejemplo, jugar al fútbol o andar en bicicleta.

Por encima, habrá pasarelas que permitirán pasear por arriba de los reservorios cuando estén llenos con el agua de desborde del arroyo Medrano, que nace en la provincia de Buenos Aires y surca entubado los barrios de Saavedra y Núñez.

Ambos vecindarios sufrieron severos anegamientos, con agua hasta un metro de alto dentro de las viviendas, durante la gran tormenta del 2 de abril del año pasado.

Un tramo del arroyo, que pasa por debajo del parque Sarmiento, será conectado al cuenco regulador. El ducto que transporta al arroyo tiene 3,5 metros de alto por 11 metros de ancho; habitualmente, el caudal llega a 15 cm de altura. Cuando por una precipitación excepcional supera los 3,5 metros, comienza a filtrarse y sale por los sumideros y bocas de tormenta hacia la calle.

Cuando los reservorios en el parque Sarmiento estén concluidos, el agua excedente verterá hacia las depresiones, que podrán albergar entre 150.000 y 200.000 metros cúbicos. Esto sucederá, explican los funcionarios, antes de que el caudal circule hacia la trama urbana.

Los trabajos fueron diseñados por los ministerios de Desarrollo Urbano y Ambiente de la ciudad, que desembolsarán $ 40.000.000. La obra no fue licitada, sino que se encargó a la adjudicataria del mantenimiento y ampliación de la red pluvial porteña.

Se trata apenas de una complementaria a la construcción de un canal aliviador del Medrano, previsto en el Plan Director Hidráulico, pero aún no proyectado. Sólo después del desastre de abril de 2013 se decidió encarar esa megaobra entre la Ciudad y los municipios de Vicente López, Tres de Febrero y San Martín.

En cambio, avanza el proyecto para emplazar otro reservorio en el parque Saavedra, revelaron el ministro Chain y el subsecretario de Mantenimiento del Ministerio de Ambiente, Rodrigo Silvosa.

La Asamblea de Inundados de Saavedra, que agrupa a vecinos que padecieron aquellos anegamientos, aprueba los reservorios. “En abril de 2013 no teníamos nada. Ahora, si bien no tenemos la obra principal, al menos surgen estos paliativos. También están dragando el cauce del Medrano y ampliando sumideros en el parque Saavedra. Vamos a seguir reclamando que la Ciudad y los municipios avancen con el aliviador”, dijo Daniel Casabella, de la entidad.

Si bien en líneas generales la obra es bienvenida, hay preocupación en torno al desarrollo de los trabajos. “Yo presenté hoy una denuncia en la Defensoría del Pueblo, porque si ocurre una lluvia fuerte antes de que se inaugure el reservorio, las montañas de tierra van a actuar como barreras y todo el agua se va a venir hacia mi casa”, sostuvo Graciela Mutto, vecina de Andonaegui al 3900, que, del otro lado de la calle, tiene un frente de tierra apilada proveniente de la excavación.

Laura Borse, usuaria del parque, también se quejó: “La idea final que se muestra en los papeles es buena y, si ayuda a mitigar las inundaciones, lo es aún más. Sin embargo, lo adecuado sería que se realizara considerando cómo impactar de la manera menos agresiva a los usuarios del parque y a la de fauna silvestre que habita en el lugar”, opinó.

Fuente consultada: La Nación

Comentarios

Ingresa tu comentario