Buenos Aires, 25/09/2017, edición Nº 1776

Reabrió El Viejo Buzón, un clásico del barrio de Caballito

El cafe bar “El Viejo Buzón”, reducto de artistas y vecinos, reabrirá mañana en pleno barrio de Caballito, en la esquina de Neuquén y Espinosa, que fue declarada “memoria histórica” por la Legislatura de la Ciudad. El edificio donde funciona el café supo ser en sus inicios ya centenarios una panadería de la época y luego los años lo fueron transformando en distintos sitios de diversos rubros hasta que en...

El cafe bar “El Viejo Buzón”, reducto de artistas y vecinos, reabrirá mañana en pleno barrio de Caballito, en la esquina de Neuquén y Espinosa, que fue declarada “memoria histórica” por la Legislatura de la Ciudad.

El edificio donde funciona el café supo ser en sus inicios ya centenarios una panadería de la época y luego los años lo fueron transformando en distintos sitios de diversos rubros hasta que en la década de los `80 se convirtió en un café bar.

Fue en 1993 cuando la Legislatura porteña declaró “Esquina Histórica de la Ciudad de Buenos Aires” y a partir de entonces el lugar tomó relevancia ya no solo para el barrio.

“El Viejo Buzón es el sitio ideal donde vecinos, bohemios, artistas y poetas encuentran la manera de viajar en el tiempo para sentirse, café de por medio, entre los duendes que guarda la mágica y misteriosa Buenos Aires, a pesar del paso del tiempo”, relata a Télam, Felipe “Toto” Evangelista propietario e impulsor de la reapertura de El Viejo Buzón.

Evangelista, que allá por los 90 supo ser presidente de Ferro Carril Oeste -la institución que desde 1904 vive en Caballito- recuerda además que la esquina de Neuquen y Espinosa fue también la elegida por directores de cine y la televisión para realizar distintos largometarjes y novelas.

Fue allí donde se filmó “Ciudad en Celo” y “Los Sónicos”, entre otras obras y en ese sentido Evangelista sostiene que “es un lugar que tiene muchos recuerdos no solo para los vecinos de Caballito sino para muchos de nosotros que nos criamos aquí; por eso queremos encarar este lindo desafío nuevamente”.

En su rica historia “El Viejo Buzón” que lleva su nombre por el antiguo buzón de color rojo que se exhibía en su esquina, fue un cantobar, simple café de barrio y hasta rincón de fiestas privadas y también del barrio.

Mañana por la noche reabrirá sus puertas y ahora hasta con cocina propia a cargo del reconocido chef Fernando García Tuñón.

Comentarios

Ingresa tu comentario