Buenos Aires, 20/08/2017, edición Nº 2079

Reabre el cine Arteplex de Belgrano

Los vecinos reaccionaron contra el cierre inesperado y el estado de abandono que sufría el complejo, el año pasado. En funcionamiento, pero sin ayuda oficial, vuelve para proyectar films de autor. (Ciudad de Buenos Aires) Este jueves,  a las 14, con la película francesa Orléans, reabrirá sus puertas el ex cine Arteplex Belgrano, ahora llamado Artemultiplex, destinado al cine de autor, a cargo de la cadena argentina Multiplex, que ya...

Los vecinos reaccionaron contra el cierre inesperado y el estado de abandono que sufría el complejo, el año pasado. En funcionamiento, pero sin ayuda oficial, vuelve para proyectar films de autor.

arteplex-principal

(Ciudad de Buenos Aires) Este jueves,  a las 14, con la película francesa Orléans, reabrirá sus puertas el ex cine Arteplex Belgrano, ahora llamado Artemultiplex, destinado al cine de autor, a cargo de la cadena argentina Multiplex, que ya maneja el Canning (Ezeiza), el Belgrano Multiplex y el Monumental, en Lavalle.

La reapertura se dará en el marco del festival de cine independiente BAFICI, para el cual aportarán dos salas ya digitalizadas, y las otras tres de 35 mm destinadas a programación propia. Las 793 butacas disponibles volverán a ser ocupadas dentro de una semana, tras el cierre a fines de abril del año pasado del considerado primer complejo de cine arte en la Argentina.
Desde 2005 el Arteplex ocupó el antiguo cine Savoy, en Cabildo 2829, casi Congreso de Tucumán, con el antecedente de salas porteñas emblemáticas como el Losuar, el Lorraine y el Loire. Los Arteplex, a cargo de Alberto Kipnis, supieron tener doce salas y 3000 butacas. Hoy sólo queda el del Centro y el de Villa del Parque. En noviembre de 2010 cerró el de Caballito, en mayo de 2011 el Atlas Santa Fe, y hace un año de forma inesperada el Arteplex Belgrano, lo que despertó el enojo y reclamos de los vecinos, con movilizaciones, proyecciones en apoyo y abrazos simbólicos de 200 personas (artistas, personalidades y espectadores de Núñez, Belgrano y Saavedra), en los que bregaban: “cuando más del 80% de las salas ofrece un solo tipo de mirada, el cine argentino y el cine independiente internacional agoniza por falta de pantallas”. Sin embargo, lo que se dio fue un definitivo abandono del lugar que “parecía Bagdad”, según los que ahora remodelan las 5 salas, y la sorpresa de las autoridades que desconocían el inminente cierre de ese cine por ser “un negocio imposible de mantener”, como definió en su momento Kipnis, lamentándose de no haber recibido ayuda ni del Ministerio de Cultura de la Ciudad ni de la Secretaría de Cultura de la Nación, y con un costo de alquiler de 20 mil dólares mensuales.
Los nuevos propietarios comenzaron los trabajos de remodelación a principios de enero. Reemplazaron todas las pantallas (una de 12 por seis metros), incorporaron sonido Dolby, dos proyectores digitales, alfombrado, y casi 800 butacas reclinables traídas de Ecuador (280 irán a la sala 3, la más grande, que tendrá 3D). También debieron nivelar la sala 2 que estaba en contrapendiente.
Del antiguo Arteplex sobrevivió el ascensor y un mural en el centro del primer piso, elaborado específicamente para ese complejo, con rostros de Fellini y Woody Allen sobresaliendo entre los colores, que estará acompañado de un sillón forrado en pana. Un indicio del cine que se verá lo da el hall, donde en lugar de las clásicas máquinas pochocleras se instalarán mesas de café.
La programación será “a la francesa”, bajo el lema “Un festival del mejor cine del mundo los 365 días del año”. No será la tradicional exhibición de cinco películas ocupando las respectivas pantallas, sino “una cartelera múltiple con diversidad de opciones”, a lo que agregarán ciclos de cine, retrospectivas en convenio con embajadas europeas y orientales, y charlas de especialistas los jueves sobre distintos puntos de vista “con temáticas de actualidad o cambios de paradigma”.
“Pretendemos mucha innovación, con películas de todo el mundo que a veces no llegan, y con confort. Al tener las pantallas del circuito comercial limitadas y siempre abarrotadas con las películas tanques hollywoodenses, no quedan pantallas para este tipo de exhibición”, sostuvo a Tiempo Argentino una de las socias, Viviana Feldman. Su padre, Norberto, acotó: “Creemos que hay una importante cantidad de público amante del buen cine y que va a encontrar aquí lo que busca.”
|Fuente: Télam

Comentarios

Ingresa tu comentario