Buenos Aires, 18/12/2017, edición Nº 1860

“Quixter”, una billetera digital integrada al cuerpo

En un futuro cercano ya no será necesario llevar dinero en una billetera, siquiera en una tarjeta de crédito. (CABA) Métodos para evitar el uso del efectivo y de las tarjetas de plástico como medio de pago hay muchísimos; pero casi todos apelan a un dispositivo (un celular o cualquier otra cosa un chip adentro) que hay que recordar llevar y evitar perder. En la universidad de Lund, en Suecia,...

En un futuro cercano ya no será necesario llevar dinero en una billetera, siquiera en una tarjeta de crédito.

quixter_01

(CABA) Métodos para evitar el uso del efectivo y de las tarjetas de plástico como medio de pago hay muchísimos; pero casi todos apelan a un dispositivo (un celular o cualquier otra cosa un chip adentro) que hay que recordar llevar y evitar perder.

En la universidad de Lund, en Suecia, pensaron en otro sistema: al igual que las huellas dactilares y los dibujos en el iris del ojo, la estructura de venas y capilares que alimentan la palma de una mano son únicos; no hay dos personas que las tengan en la misma posición.

Así, un estudiante de ingeniería, Fredrik Leifland, creó Quixter , un sistema de pagos electrónicos que usa la palma de la mano como método de identificación (ya se usa en cajeros automáticos en Japón). Por ahora está limitado a la universidad (donde lo aceptan 16 tiendas), pero su creador lo postula como una alternativa segura y de uso sencillo a otras plataformas de pago.

Ya existen otras plataformas biométricas que buscan evitar el uso de contraseñas, tarjetas, microchips o el celular: así, están PayTango y PayTouch, ambas apelando a las huellas dactilares, pero usando sensores en el negocio y no en un teléfono (como el iPhone 5S o el Samsung Galaxy S5, entre otros).

También hay compañías analizando el uso del cuerpo como contraseña ( con tatuajes, chip subcutáneos o píldoras ) entre otras alternativas , incluyendo el pensar una clave antes de tipearla .

Los desarrollos de Quixter o PayTouch, sin embargo, tienen la ventaja de no ser invasivos y de tener un funcionamiento sencillo.

Fuente consultada: La Nación

Comentarios

Ingresa tu comentario