Buenos Aires, 17/08/2017, edición Nº 2076

Quinta de Olivos: el registro de ingresos está lleno de irregularidades

Días enteros sin información, nombres y apellidos mal escritos e incongruencias en los datos son las desprolijidades más frecuentes

(CABA) La quinta presidencial de Olivos es un colador. Porque a la hora de anotar quién ingresa o quién se marcha de la residencia, los registros son una sinfonía de fallas, con estándares de calidad inferiores a los de cualquier barrio cerrado, hasta conformar un verdadero agujero negro.

Hay apellidos mal escritos. Y los automóviles ingresan o salen sin que se anote la patente, mientras que si varias personas entran o salen en un auto sólo se identifica al conductor, pero nada se informa sobre los acompañantes. No sólo eso: a muchos no se les pide el documento de identidad. Y a otros se los anota con un número erróneo. También faltan días, semanas o incluso meses enteros; además hay muchos visitantes recurrentes que ni siquiera aparecen. Y al revés: hay folios que se repiten.

Las falencias en los ingresos y salidas, además, afectan todos los registros obtenidos de Olivos, que exceden al gobierno kirchnerista. Redactados a mano (en 2623 hojas con entre 2 y 22 nombres cada una) o en planillas informáticas (8000 nombres más), la información abarca los últimos ocho años de Cristina Kirchner en el poder, entre enero de 2007 y diciembre de 2015, como también los primeros meses de la gestión de Mauricio Macri. NT

Comentarios

Ingresa tu comentario