Buenos Aires, 24/09/2017, edición Nº 1775

Quieren remover a Angelici de la vicepresidencia segunda del Colegio de Abogados

Jorge Rizzo, el presidente del Colegio, y el presidente de Boca, referente de Pro, se declararon la guerra.

(CABA) Jorge Rizzo, el presidente del Colegio Público de Abogados de la Capital Federal, y Daniel Angelici, presidente de Boca, referente de Pro, su antiguo aliado y vicepresidente segundo del Colegio, se declararon la guerra. A tal punto estalló la interna que Rizzo convocó para mañana a una asamblea del Consejo Directivo del Colegio para intentar sacarle a Angelici el cargo, aunque seguirá siendo consejero.

Y Angelici empapeló con afiches contra Rizzo los alrededores del Colegio y pidió con otras agrupaciones una auditoría integral sobre la gestión del presidente. Rizzo le respondió: “¡Así gastan la plata los servicios de inteligencia en lugar de prevenir el terrorismo!”

En 2016, Rizzo y Angelici fueron aliados en las últimas elecciones. Apenas terminó el escrutinio y Rizzo asumió como presidente empezaron los conflictos. El enfrentamiento es con Juan Sebastián De Stéfano, director de Asuntos Jurídicos de AFI y operador de Angelici. Fue De Stéfano, ex legislador y ex consejero de la magistratura porteña, el que tras las elecciones propuso a Angelici como presidente primero del colegio. Sólo llegó a vicepresidente segundo. Ambos chocaron. Rizzo no se calla nada y cuando estalla es expansivo.

El acuerdo entre Rizzo y este sector del radicalismo empezó a crujir. Desde el Colegio de Abogados le reclaman que no cumplieron con la aprobación de la ley de honorarios, que le hubiera permitido mejorar a nivel nacional los ingresos de los letrados. También le facturan la iniciativa para instrumentar una matrícula federal de abogados que hubiera quedado en manos de la Federación de Colegios de Abogados (FACA), cuestión que quedó congelada y que ponía en riesgo el liderazgo de Rizzo.

Sacaron la ley de ART, con la que Rizzo estuvo en desacuerdo. Pero el último motivo de enfrentamiento fue un acto que realizó Rizzo en el Colegio de Abogados de la Capital Federal en el que le dio un reconocimiento a la procuradora Alejandra Gils Carbó.

Angelici estalló y lo tomó como una provocación, teniendo en cuenta que un sector del Gobierno pretendía por esa época sacar a la procuradora de su cargo por decreto. Rizzo adelantó su postura contraria a esta salida para Gils Carbó, quitó su apoyo y pidió usar los mecanismos constitucionales para removerla. En medio hubo un intento de echar de la justicia porteña a militantes de la línea interna de Rizzo, que se frenó.

Rizzo contestó con una denuncia de que la AFI le estaba escuchando los teléfonos y apuntó a De Stéfano. El último capítulo de esta guerra se conocerá mañana en la reunión de Consejo Directivo. NR


Fuente: La Nación

Comentarios

Ingresa tu comentario