Buenos Aires, 13/12/2017, edición Nº 1855

¿Qué leen los porteños mientras viajan en subte?

Escribe Florencia de Sousa (CABA)Hernán tiene 31 años, es Licenciado en Ciencias Políticas y, como muchos, todos los días viaja en subte. Le daba curiosidad en sus viajes saber qué leían las personas que también compartían vagón con él ocasionalmente. Por eso comenzó a sacarles fotos: “Lo hice pensando en una iniciativa en las redes sociales llamada Chicas Bondi, donde un flaco tomaba fotos de chicas viajando en colectivo, pero...

Escribe Florencia de Sousa

(CABA)Hernán tiene 31 años, es Licenciado en Ciencias Políticas y, como muchos, todos los días viaja en subte. Le daba curiosidad en sus viajes saber qué leían las personas que también compartían vagón con él ocasionalmente. Por eso comenzó a sacarles fotos: “Lo hice pensando en una iniciativa en las redes sociales llamada Chicas Bondi, donde un flaco tomaba fotos de chicas viajando en colectivo, pero él recibió muchas críticas porque decían que solo subía imágenes de chicas lindas” sostiene el joven y enfatiza que él sube fotos de mujeres también, pero no necesariamente jóvenes y lo mismo hace con los hombres y la gente mayor.

Para compartir las imágenes creó la cuenta sublecturas.tumblr.com donde tiene alrededor de 400 fotos cargadas. El mecanismo es sencillo, sin aviso y lo más disimulado posible, toma la fotografía con su celular pero siempre con la idea de que se vea el título del libro, y si no lo logra, él mismo añade en el epígrafe de la foto el nombre correspondiente.

Cuenta que hasta ahora lo más incómodo que le pasó fue: “Una vez quería disimular para sacarle una foto a un hombre que estaba al lado mio, y del otro lado tenía sentada a una señora que veía lo que yo estaba intentando hacer y con su celular mandaba mensaje a no sé quién para decirle: no sabés, tengo sentado uno al lado que le saca fotos a los hombres y después se hace el que lee, es un pervertido sexual ”.

Hasta ahora nunca me pasó que alguien se sintiera molestado con las fotos, pero supongo que quizás porque no las han visto publicadas” cuenta Hernán, que prefiere no dar a conocer su apellido. Y para evitar ocasionar molestias creó una cuenta de correo donde si alguien encuentra su foto y no quiere que se divulgue, simplemente la quita del sitio. En esa casilla también recibe las fotos que le quieran mandar. En twitter su cuenta es @sublecturas.

Al consultarle sobre qué es lo que más se lee en ese medio de transporte dice: “Hay muchas mujeres con el famoso 50 Sombras de Grey, y mucha gente con libros de Neurociencia, eso es de lo que más se ve mientras se viaja”.

Pero ésto no solo ocurre en Argentina, en EEUU existe el mismo proyecto, donde un grupo de hombres y mujeres anónimos de la ciudad de Nueva York crearon una cuenta en la red social Instagram (Hot Dudes Reading) y en menos de un mes alcanzaron 374.000 seguidores.

escenaslectoras

Comentarios

Ingresa tu comentario