Buenos Aires, 23/10/2017, edición Nº 1804

¿Qué hay detrás de las fiestas electrónicas?

La música, el baile y las luces se combinan con sustancias para sostener una movida que se prolonga en el tiempo y que modifica la sensopercepción

(CABA) En las últimas décadas las fiestas electrónicas aumentaron en frecuencia. La música, el baile y las luces se combinan con sustancias para sostener una movida que se prolonga en el tiempo y que modifica la sensopercepción. Las sustancias que acompañan estas fiestas son varias, la vedette es el éxtasis (MDMA) y sus acompañantes son el L.S.D., la ketamina, el popper, el G.H.B. entre otras.

Las pastillas que se venden en la noche no siempre contienen las mismas sustancias aunque se vendan como éxtasis. Cada 2 o 3 semanas aparecen nuevas “rolas”, que contienen distintas metaafetaminas que son más o menos toxicas que el MDMA, que tienen distinta duración de acción y distinto tiempo de inicio de acción.

En la fiesta electrónica del viernes 15 de abril las vedettes fueron la hipertermia, la deshidratación, el fallo multiorgánico generado por una droga de diseño que se llevó 5 vidas y tiene 5 en peligro por el momento. La desinformación, el ambiente caluroso y la falta de hidratación fueron los compañeros en este evento desafortunado.

El consumo de drogas de diseño o recreativas o club cualquiera sea el nombre que reciban, tiene efectos nocivos en los distintos órganos y aunque no siempre se vinculen con patrones de adicción ponen en riesgo la vida de quienes las usan.

Por lo referido la pastilla que se encuentra involucrada es Superman o criptonita, una metanfetamina denominada PMMA o parametoximetaanfetamina. Es una droga que aparece en Europa hace unos años, generando estos mismos cuadros y llevándose vidas.

Existe forma de consumo seguro? Todos tenemos las mismas consecuencias?
Nada hoy puede asegurar que el consumo de las drogas de diseño es inocuo y que no ponga en riesgo la vida de quienes experimentan con ellas.

Como padres tenemos que poder acompañar y marcar los límites con nuestros hijos, como profesionales de la salud debemos tomar el tema como parte de la consulta habitual en todas las etapas de la vida, no solo en relación al consumo en adolescencia. Hay padres que consumen y las intoxicaciones accidentales en edades pediátricas también han aumentado siendo las drogas de abuso las que también ingieren los niños.

Es importante que retomemos desde los distintos ámbitos nuestro rol de adultos responsables acompañando a los adolescentes y jóvenes en sus decisiones y conociendo los lugares que frecuentan, con quienes comparten su tiempo libre y tratar de que aprendan a divertirse sin la necesidad de haber consumido sustancias. NT

Comentarios

Ingresa tu comentario