Buenos Aires, 17/12/2017, edición Nº 1859

Qué hacer una semana de enero en Buenos Aires

Para aprovechar el tiempo.

ARGENTINA TOURISM

(CABA) Recorrer Buenos Aires requiere de tiempo, ya que la Ciudad ofrece un sinfín de atracciones y actividades para los visitantes. Por eso, recomendamos planificar cada jornada, arrancar el paseo desde bien temprano y ponerse calzado cómodo.

Lunes, día 1
Nada mejor que empezar por conocer la zona céntrica de la Ciudad con sus sitios históricos. La Plaza de Mayo, el Cabildo, la Catedral Metropolitana y el Obelisco son algunos de los puntos emblemáticos. El Bus Turístico puede ser un medio práctico para este trayecto inicial.

Un buen plan para la primera noche es cenar en uno de los típicos bodegones porteños, que ofrecen exquisitos platos de la cocina local en un ámbito que encierra historia y mística. El circuito concluye a la perfección con un café en uno de los bares notables de Buenos Aires, como el mítico Tortoni, en plena Avenida de Mayo.

Martes, día 2
La propuesta para el segundo día es explorar la zona sur de la Ciudad. El barrio de La Boca deslumbra con su calle o museo al aire libre Caminito. Pegado, se encuentra el barrio de San Telmo, parte del casco histórico, con sus pintorescas calles empedradas. De esa atmósfera antigua, en minutos nos trasladamos al barrio más moderno de la ciudad: Puerto Madero. Edificios sofisticados, restaurantes de categoría y una vista imperdible al río forman parte de este distrito vanguardista. A pasos de allí, la Reserva Ecológica brinda un escenario de naturaleza pura al aire libre.

Una opción para finalizar la jornada es ir a los bares o pubs del microcentro y vivir desde adentro una costumbre urbana, el after office, que consiste en tomar un trago luego del trabajo.

Miércoles, día 3
Visitar los museos más destacados de Buenos Aires requiere de al menos 48 horas (el programa Milla de los Museos propone un circuito para no perderse ninguno), pero si el tiempo es acotado se pueden recorrer dos imperdibles, el Museo de Arte Latinoamericano (Malba) y el Museo de Artes Plásticas Eduardo Sívori. Luego continuar hacia el Planetario, el Jardín Japonés y el Zoológico para desembocar en Palermo Soho y Palermo Hollywood, dos zonas en incesante crecimiento donde las últimas tendencias se imponen en cada cuadra, además de ser polos gastronómicos con una cocina gourmet irresistible.

¿A la noche? Ir al cine es un excelente plan con entradas más económicas de lunes a miércoles y una amplia cartelera.

Jueves, día 4
Es momento de descubrir la parte norte de Buenos Aires. Se puede comenzar con la visita del Cementerio de La Recoleta y su vecina Basílica Nuestra Señora del Pilar. Luego trasladarse al Barrio Chino –dentro del barrio de Belgrano- que sorprende por la enorme proliferación de locales y restaurantes con el sello de la cultura oriental.
La Costanera Norte, además de la vista privilegiada al río, reúne diversos atractivos. ¿Uno que no puede dejar de visitarse? El Parque Temático y Religioso Tierra Santa, que recrea 20 siglos de historia religiosa.
Otro polo gastronómico al que hay que destinarle una noche se encuentra en la zona bautizada como Las Cañitas, entre Belgrano y Palermo. Pastas, parrilla, pescados y comida internacional en una atmósfera joven y moderna.

Viernes, día 5
El viaje va llegando a su tramo final y se imponen las compras. Buenos Aires cuenta 16 shoppings, algunos que reúnen primeras marcas y otros con precios más accesibles. Otra opción es elegir las zonas de outlets (la más destacada es la que se encuentra en el barrio de Palermo). Los souvenirs de recuerdos típicos se encuentran en la zona céntrica, sobre todo en la peatonal Florida. Si la idea es llevar antigüedades, el lugar indicado es San Telmo.

palermo-viejo

Nadie puede irse de Buenos Aires sin ver un buen espectáculo de tango y la noche de viernes es ideal para un show con orquesta y bailarines en vivo. ¿Y por qué no animarse a dar unos pasos tangueros? Ir a una milonga, ámbito donde se aprende y baila tango, es una experiencia que vale la pena.

Sábado, día 6
Los sábados son ideales para descubrir los espacios verdes de Buenos Aires. Los parques se muestran en su máximo esplendor y sus amplias dimensiones se prestan para la recreación y el deporte. Las ferias salen a las calles y a las plazas con diversas propuestas: desde artesanías hasta alimentos pasando por antigüedades de todo tipo. Los espectáculos callejeros florecen en sus más variadas expresiones artísticas.

Otro programa de sábado es asistir al Hipódromo de Palermo para presenciar una carrera de caballos, una costumbre interesante para conocer.

La noche de sábado es imperdible en Buenos Aires, un epicentro único de entretenimiento y diversión hasta el amanecer. La Avenida Corrientes es un clásico para ver todo tipo de espectáculos teatrales y musicales, con marquesinas imponentes y una dinámica singular. Los más jóvenes pueden continuar al ritmo de los boliches, que también se diseminan en varios puntos de esta Ciudad noctámbula.

Domingo, día 7
Sin dudas a esta Capital la define su pasión por el fútbol y presenciar un partido de domingo es una vivencia imborrable para cualquier visitante. Asistir a la cancha de Boca –más conocida como Bombonera- o al Estadio de River –el emblemático Monumental- constituyen paseos en sí mismos por el fervor único que allí se genera.
Para despedirse de esta Ciudad -y además cerrar una jornada de domingo perfecta- nada mejor que concurrir a una pizzería. Desde las clásicas hasta las más nuevas, hay para todos los gustos. Un buen momento garantizado antes de emprender el regreso.

Datos útiles:
Cómo moverse por la Ciudad: Buenos Aires cuenta con diversos medios de transporte y combinaciones para circular por la Ciudad de manera práctica: subtes, colectivos, Metrobus, trenes, taxis, remises y bicicletas. Pero además, el mapa interactivo de la Ciudad y las aplicaciones para celulares permiten consultar la mejor manera de moverse de un sitio a otro.

Comentarios

Ingresa tu comentario