Buenos Aires, 11/12/2017, edición Nº 1853

Qué barrios hicieron más reclamos al 147 durante 2014

Los rubros más denunciados en la ciudad giraron en torno a saneamiento urbano, alumbrado, arbolado, atención social, y transporte y tránsito, aunque también hubo algunas sorpresas; descubrí de qué se quejaron tus vecinos.

(CABA) A través de los registros del número 147, la línea de Atención Ciudadana, se elaboró una lista de los reclamos comuna por comuna. La 1 está al tope de reclamos, en su mayoría son reportes por personas en situación de calle.

Esta información fue solicitada por el matutino La Nación y se detallan las más de 290 mil quejas, exceptuando trámites y solicitudes, que recibieron en el gobierno porteño durante todo 2014.

Hurgar en esos registros llevó a descubrir, por ejemplo, que las comunas (división establecida en 2008 por la ley N°2.650) con mayor demanda, según la tasa de reclamos cada 100.000 habitantes, fueron: la 1 (Retiro, San Nicolás, Puerto Madero, San Telmo, Monserrat y Constitución), 11 (Villa General Mitre, Villa Devoto, Villa del Parque y Villa Santa Rita), 10 (Villa Real, Monte Castro, Versalles, Floresta, Vélez Sarsfield y Villa Luro), 9 (Liniers, Mataderos y Parque Avellaneda), 15 (Chacarita, Villa Crespo, La Paternal, Villa Ortúzar, Agronomía y Parque Chas), 12 (Coghlan, Saavedra, Villa Urquiza y Villa Pueyrredón), 4 (La Boca, Barracas, Parque Patricios y Nueva Pompeya), 7 (Flores y Parque Chacabuco), 6 (Caballito), y 5 (Almagro y Boedo).

147

También evidenció que los rubros más denunciados por los porteños el año pasado giraron en torno al saneamiento urbano (casi 56 mil quejas), alumbrado (poco más de 54 mil), arbolado (más de 37 mil), atención social (alrededor de 23 mil) y transporte y tránsito (casi 19 mil), entre los contactos recurrentes al 147 y alguna que otra sorpresa.

Los problemas ligados a la basura se colaron en el podio de las postales más negativas que reflejaron sus calles. La falta de vaciado de contenedores y de recolección de residuos, o los sumideros y alcantarillas tapados, tuvieron peso propio dentro de este apartado.

Los baches, las veredas rotas, el mal estacionamiento, los vehículos abandonados, y hasta la queja por la queja misma sin solución, figuraron dentro de los más persistentes que puso sobre el tapete la vía pública.

Hubo conflictos derivados de construcciones sin permiso o reclamos por la falta de remoción de escombros o restos de obra, aunque el microcentro porteño -donde no cabe un alfiler- escapó notablemente de esta realidad. En tanto, la mayoría de las zonas porteñas contabilizó denuncias por establecimientos no habilitados.

Comentarios

Ingresa tu comentario